La Máquina teatro estrena Les Nits de Salustiana, el reflejo de una mujer que lucha en un mundo donde las reglas las dictan los hombres

La Máquina teatro estrena, el próximo 28 de febrero, Les nits de Salustiana, su obra estrella en la temporada 19-20 de la compañía valenciana. 10 únicas funciones en las que el espectador asistirá a un paseo agridulce de una hermosa mujer que, tras la frustración de ser elegida fallera mayor infantil por error, se ve obligada a buscar desesperadamente su felicidad en una selva de hombres.

  • La protagonista es elegida fallera mayor infantil por error, tras la frustración, su vida estarámarcada por una desesperada búsqueda de la felicidad.
  • El espectador asiste a un paseo agridulce por la vida de una hermosa mujer que busca sobrevivir en una selva de hombres

Les nits de Salustiana es una obra escrita por el prestigioso dramaturgo, Marc Rosich, con el que la compañía ya ha producido otras obras exitosas como Vittoria. “El autor, inspirado en Fellini y su Cabiria y en los Días Felices de Beckett, y partiendo de las Fallas como entorno valenciano más reconocido, ha querido crear a la heroína de la terreta” nos explica Rafa Cruz, responsable de La Máquina Teatro.

Gretel Stuyck, actriz y bailarina valenciana, representa a una prostituta de rotonda genuinamente valenciana que sueña enfundarse en un espolín de fallera mayor, y que, como sus inspiradoras fellinianas, mezcla sordidez y ternura. “Sin querer endulzar la crudeza del considerado el oficio más antiguo del mundo, hemos querida crear una figura entrañable pero que nos devolviera la peor imagen de nosotros mismos. De ahí nace el repertorio de figuras masculinas que zarandean a nuestra protagonista hasta su trágico, aunque previsible, final” explica el dramaturgo March Rosich

Esta creación original, dirigida por Rafa Cruz, está producida especialmente para ser actuada por Gretel Stuyck que, además de reconocida actriz y bailarina valenciana, comparte la dirección de la sala teatral con Rafa Cruz. “Gretel es una mezcla de sensibilidad y sentido del humor, de verdad sincera y externa teatralidad, condiciones que son como un guante que se adapta perfectamente a mi manera de entender la escena, donde las palabras, rompiendo sin complejos la cuarta pared y sin pagar los peajes del teatro realista, van a buscar directamente al espectador” añade Marc Rosich.