Plemya (The Tribe) (2014) dirigido por Slaboshpytskiy

“El  amor y el odio, no necesitan traducción”

El Aula de Cinema de la Universitat de Valencia, organiza en colaboración con el Instituto Universitario Lopez Piñeiro un ciclo dedicado al acoso escolar. En un intento de mostrar las consecuencias de este drama social, el próximo 14 de Junio se proyectará la película  Plemya (The Tribe) con guión y dirección del director ucraniano Mykhailo Slaboshpytskiy,

El director de Kiev, rememora su propia escuela secundaria y los niños sordos que asistieron al internado estatal que estaba enfrente de ella. “Solíamos pasar el rato con los niños sordos”, dice. “Pero por lo general sólo peleamos con ellos”. Con un ligero encogimiento de hombros confiesa, “La escuela donde estudié era como una prisión, de allí salieron muchos alumnos que estoy seguro ahora está en prisión”.

Slaboshpytskiy recuerda haber visto a los niños sordos mientras estaban acorralados en la pelea, amenazando con noquearlo en cruentas batallas. Pensó en en cuán diferentes eran sus experiencias. “Incluso cuando tenía 11 años, me quedé desconcertado por su lenguaje gestual”, dice. “La idea de una película apareció hace mucho tiempo”.

Plemya (The Tribe) supone su debut como director, convirtiendo estos recuerdos en una película impactante y una de las más premiadas en la historia del cine ucraniano. Se comunica completamente en lenguaje de señas, sin voz en off, sin subtítulos, ni música añadida o cualquier otra cosa que pueda ayudar a la explicación. Todos los personajes están interpretados por un conjunto de actores sordos no profesionales, “niños de la calle”, dejándonos resolver la dinámica de los personajes a través de gestos y símbolos. Como dice el trailer: “El  amor y odio, no necesitan traducción”.

La película nos narra una historia, que supone un retrato oscuro e implacable de las violentas estructuras de poder en las escuelas que existen fuera del control de los maestros. La escuela para sordos en la película de Slaboshpytskiy está controlada por pandillas de alumnos mayores, que extorsionan a los estudiantes más jóvenes, particularmente a las chicas, en actos delictivos y de abusos sexuales. Sin embargo, a pesar de la dureza de algunas escenas la película está bien compuesta, muy lograda en su ejecución, de modo que estas relaciones sorprendentes e insondables se trasladan al espectador con sólo unas pocas escenas iniciales

En una entrevista a The Guardian el director declara que desde que estudió cine en la universidad de Kiev tuvo la idea de crear una película muda contemporánea y usar solo el lenguaje silencioso”. La película se proyectó en  el Festival de Cannes de 2014, la misma tarde que el documental de Sergei Loznitsa “Maidan” sobre los activistas de Euromaidan que ocuparon la Plaza de la Independencia de Kiev, lo que finalmente condujo a la caída del presidente del país, Viktor Yanukovich, en 2014. Casi inevitablemente, The Tribe fue considerada como una parábola de la sombría caída de Ucrania en la guerra, a pesar de que el guión fue escrito en 2011, años antes de las protestas de Maidan. De hecho en una de las clases en el internado , tienen una lección sobre la decisión del gobierno ucraniano de no fortalecer los lazos con la UE, lo que desató los disturbios de protesta de Maidán a principios de 2014 y el eventual cambio de régimen.

Desde el principio de la película ya se avisa al espectador que no existen diálogos ni subtítulos, sólo la lengua de signos es utilizada por los personajes para comunicarse.  Pero poco importa el qué se dicen los personajes, ya que con una primera mirada se intuyen o se adivinan sus sensaciones, aquello que expresan con sus manos y con su cuerpo, porque Slaboshpitsky sabe utilizar muy bien los cuerpos de sus actores para mostrarnos el submundo en el que se mueven, un sitio donde el gris y la cochambre reinan sobre el silencio, una escuela donde las reglas parecen haber desaparecido, y donde la autoridad la marca el más fuerte.

Es una crítica mordaz de una sociedad en decadencia que representa a líderes icónicos que, en principio, parecen seres inocentes, pero nada más alejado de la cruel realidad. La violencia, la corrupción, la decadencia, el machismo, los celos, e incluso los actos negligentes se dan cita en The Tribe, una historia donde lo que importa es sobrevivir.

La película, técnicamente se asemeja más a un ballet de Tchaikovsky que a un film de bandas violentas, gracias al virtuosismo del director de fotografía  Valentyn Vasyanovych  con la Steadicam, que utilizó una relación de aspecto 1: 2.39 y la rodó en 35 mm. A pesar de no existir ningún diálogo hablado, ni banda sonora que acompañe a la cinta, The Tribu está lejos de ser una película muda. El sonido ambiental y los gritos, en ocasiones desgarradores, de los actores, actúan como un hilo de conexión entre el submundo en el nos hemos sumergido y la vida real.

La película ha ganado numerosos premios, incluido el gran premio de la Semana de la Crítica en Cannes. Fue considerada por la prensa francesa como extraño producto donde el uso del lenguaje de señas, la sordera y el silencio en sí mismo agrega nuevos ingredientes a la historia, convirtiendo a la película en una obra extraña, de gran riqueza, muy original y estremecedora.

Una colaboración de

Maite Orduña. Colaboradora de Valencia News. BUSCAR: BUSCAR … Plemya (The Tribe) (2014) dirigido por Slaboshpytskiy

Maite Orduña
Plemya (The Tribe) (2014) dirigido por Slaboshpytskiy