La Junta de Gobierno Local del pasado viernes acordó abonar seis millones de euros al Consorcio Valencia 2007 para hacer frente al crédito que suscribió el ente conformado por el Gobierno central, la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia con el Banco Santander. Que posteriormente la entidad financiera derivó a un fondo de inversión.

El Ayuntamiento, igualmente, ha comprometido un segundo pago de otros seis millones con cargo a las cuentas de 2022 con el que liquidará completamente su parte de la deuda contraída por el Consorcio.Así, el Ayuntamiento asume su parte de la deuda de la Marina de Valencia, y finaliza su obigatoriedad de pago con el Consorcio de la Marina. Ahora resta que la Generalitat Valenciana y el Estado cumplan su parte y finalice por tanto la deuda de la Marina de Valencia que lleva arrastrando desde que se formó el Consorcio en 2007.

La vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, ha destacado esta operación aprobada en la Junta de Gobierno Local permitirá “liberar la Marina para convertirla en un polo de innovación y desarrollo económico”.

El gobierno condonó la deuda del Consorcio con el ICO pero restaba un préstamo de 60 millones que ahora se cancelará tras su pago por las distintas administraciones

El Consorcio Valencia 2007 se formó para afrontar la transformación de la Marina de Valencia que permitiese albergar la Copa del América de 2007. El Estado y la Generalitat Valenciana asumieron un 40% de la participación del ente respectivamente, mientras que el Ayuntamiento de Valencia se quedó con el 20% restante. El Gobierno de Pedro Sánchez condonó el crédito que mantenía el Consorcio con el ICO (Instituto de Crédito Oficial) y que ascendía a más de 330 millones de euros, pero todavía quedaba pendiente un préstamo de poco más de 60 millones de euros que el Banco de Santander había cedido en 2018 a la sociedad TCA EDCFII Investment, SARL.

El área de Desarrollo y Renovación Urbana del Ayuntamiento de Valencia, que gestiona Sandra Gómez, ha promovido todos los trámites necesarios para que el consistorio asumiera su parte proporcional de la deuda. “Hemos pagado parte de ese derivado que había comprado un fondo buitre de la deuda de la Marina”, ha explicado Gómez. Quien ha continuado: “Nos acercamos a que la Marina tenga absoluta libertad y pueda despegar como un polo de referencia en desarrollo de innovación, en el desarrollo cultural, desarrollo social de ese espacio de Valencia”.

La Marina se convertirá en un polo de digitalización e innovación

La vicealcaldesa ha subrayado el interés del Ayuntamiento de Valencia por desarrollar un espacio público «sobre el que todavía pesaba la deuda que generó el gobierno del PP y que Mariano Rajoy se negó a resolver«. “Queremos que La Marina sea la joya de esa corona donde Valencia se quiere posicionar, que es en una economía que apuesta por la digitalización, por la innovación”, ha declarado Gómez. “La Marina tiene una oportunidad formidable para ello. El problema es que habíamos heredado una deuda muy importante de los gobiernos del Partido Popular que impedían a la Marina desarrollar todo su potencial”, ha dicho.

Gómez ha recordado el decisivo espaldarazo del Estado para recuperar ese espacio público. “Con la condonación de la deuda de La Marina por el Gobierno de Pedro Sánchez y con el pago de los últimos coletazos, que son los derivados”, ha concluido la vicealcaldesa. “Estamos muy cerca de poder liberar por completo la Marina y empezar una nueva fase. Una hoja en blanco que nos permita convertir la Marina en un polo de innovación y desarrollo económico”.