Tres investigadoras de la CEU UCH mapean las áreas de mayor concentración de empresas tecnológicas en la Comunitat Valenciana. Mediante geolocalización.  

Empleando el software de georeferencia SatScan, las profesoras María García Alcober, Ana Isabel Mateos y María Teresa Pastor han identificado cuatro áreas que presentan la mayor concentración de empresas tecnológicas en el ámbito autonómico 

Las autoras de la investigación, publicada en la revista científica Regional Science Policy & Practice, destacan que la concentración de las empresas tecnológicas de pequeño tamaño contribuye a mejorar su productividad 

Tres investigadoras de la CEU UCH mapean las áreas de mayor concentración de empresas tecnológicas en la Comunitat

Las profesoras del Departamento de Economía y Empresa de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Valencia y Elche, María Pilar García Alcober, Ana Isabel Mateos Ansótegui y María Teresa Pastor Gosálbez, han publicado el primer mapa sobre concentración de empresas tecnológicas en la Comunidad Valencia mediante geolocalización en la revista científica internacional Regional Science Policy & Practice. Las autoras de la investigación han detectado cuatro áreas de concentración de este tipo de empresas o clústeres de alta tecnología en el territorio valenciano. Empleando el software de georeferencia SatScan.

Tres investigadoras de la CEU UCH mapean las áreas de mayor concentración de empresas tecnológicas en la Comunitat
Tres investigadoras de la CEU UCH mapean las áreas de mayor concentración de empresas tecnológicas en la Comunitat

Este tipo de software, habitualmente empleado en estudios geográficos o en investigaciones de salud pública, permite identificar agrupaciones espaciales estadísticamente significativas. Independientemente de las delimitaciones territoriales por municipios o comarcas. Combinando el código postal con las coordenadas GPS de ubicación. Aplicando esta metodología de geolocalización para la detección de clústeres o agrupaciones empresariales, las investigadoras de la CEU UCH han detectado la concentración de 3.684 empresas de tecnología media y media-alta, entre las más de 187.000 del tejido empresarial valenciano. Mayoritariamente dedicadas a industrias manufactureras tradicionales como el calzado, el mueble, la cerámica o el textil.

Clústeres tecnológicos en la CV 

Las áreas en las que se ha detectado la mayor concentración de empresas de tecnología coinciden con zonas que ya de por sí cuentan con un importante tejido industrial en la CV. Así, en la provincia de Castellón, el clúster tecnológico localizado está ubicado en la zona de mayor concentración de empresas cerámicas de la provincia, entre Villarreal, Onda y Castellón de la Plana. En Valencia se han identificado dos clústeres tecnológicos: uno en el interior de la provincia y otro entre las localidades de Moncada y Puzol. Y en la provincia de Alicante también se ha detectado otro clúster de empresas de alta tecnología, en el área ubicada entre Castalla y Onil.

En su estudio, las investigadoras del Departamento de Economía y Empresa de la CEU UCH también han analizado diversas variables de estos clústeres tecnológicos. Como su proximidad a alguno de los 16 institutos tecnológicos incluidos en el directorio del IVACE, su enclave en un polígono industrial, el tamaño de las empresas que lo componen y su actividad comercial exterior. Así como el sector de productividad predominante en cada clúster. En este sentido, destaca el número de empresas tecnológicas especializadas en la fabricación de maquinaria y en el sector químico. Teniendo en cuenta la fuerte especialización de la Comunidad Valenciana en sectores como el cerámico y el textil, se puede considerar que las empresas tecnológicas han surgido como complementarias a las empresas de estos sectores manufactureros tradicionales en el territorio valenciano.

Ventajas de la concentración empresarial 

Según destacan las investigadoras García Alcober, Mateos y Pastor, de la CEU UCH de Valencia y Elche, la concentración de este tipo de industrias es beneficiosa. Puesto que les permite mitigar los inconvenientes de su pequeño tamaño. Al reducir costes de transporte y transacción y favorecer la disponibilidad de trabajadores y proveedores cualificados. Lo que les incentiva en términos de productividad, eficiencia y competitividad. Por otro lado, las autoras del estudio destacan que la detección de estas áreas puede contribuir a la adopción por parte de las autoridades de políticas industriales que favorezcan la actividad de estas empresas de tecnología media y media-alta en la Comunidad Valenciana