La viralidad, la fama en redes sociales, el postureo, los seguidores, los me gusta… todo esto se nos ha ido de las manos, al menos, se les ha ido de las manos a algunos.

Hay personas que creen que todo vale para que vean tus vídeos o te sigan por redes sociales.

Algunos llegan hasta el punto de cometer actividades delictivas o, como poco, nada éticas. Este es el caso de un youtuber que acaba de ser condena a 5 años sin usar YouTube por humillar a un mendigo.

Ya conocemos la sentencia del youtuber ReSet al que una jueza de Barcelona le ha prohibido el uso de YouTube durante los próximos 5 años.

La condena versa sobre la humillación de un mendigo al que le ofreció galletas Oreo rellenas de pasta de dientes y lo grabó en vídeo.

Además, se le ha impuesto al joven una pena de cárcel de 15 meses por un delito contra la integridad moral. Esta condena no la cumplirá al no tener antecedentes.

Condenan a 5 años sin usar YouTube por humillar a un mendigo

Algunos medios generalistas han accedido a la sentencia en la que leemos cosas como que se prohíbe a Kenghua, nombre del youtuber, a “acudir” al escenario del delito, aludiendo en este caso a la plataforma virtual YouTube por un plazo de 5 años.

Además, se le ordena borrar durante todo ese tiempo su canal en esta plataforma y le prohíbe crear una cuenta nueva en esta red social, lo que pone fin (aparentemente) el negocio de ReSet en esta plataforma.

Artículo 13

Como hemos dicho, tenemos también una pena de prisión de 15 meses, pero no nos podemos olvidar de que se ha incluido una indemnización de 20.000 eurospara la víctima al entender que se les han causado “daños morales”. En este caso, hablamos del sin techo de origen rumano que suele estar en la Zona Franca de Barcelona.

La jueza entiende que colgar el vídeo fue “un acto claro e inequívoco de contenido vejatorio” y que darle de comer pasta de dientes a la víctima fue “un padecimiento físico para ella”. La condena ha sido posible gracias a la investigación impulsada por la Fiscalía de delitos de odio contra Kenghua.

youtube

Se estima que el joven ganó unos 2.000 euros gracias a la humillación del mendigo. Este siempre se defendió señalando que los vídeos formaban parte de los retos que emitía en su canal, siempre “en plan broma”.