El Tribunal Superior de la UE falla en contra de la plataforma en un conflicto con Austria

La medida afecta a contenidos originales, copias y similares

El Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que Facebook y otras empresas que prestan servicios de alojamiento de datos en Internet pueden ser obligadas a eliminar a nivel mundial contenidos ofensivos y difamatorios que hayan sido declarados ilícitos por la justicia de un país de la Unión Europea.

La Corte Europea

La corte con sede en Luxemburgo especifica que el derecho de la UE no se opone a que un prestador de servicios de alojamiento de datos como esa red social deba eliminar tales contenidos ni a que la retirada se produzca a escala mundial.

La obligación de la retirada afecta a los contenidos originales así como a sus copias o similares.

La sentencia contrasta con la que recientemente ganó el buscador Google, en la que el mismo tribunal consideró que solo está obligado a garantizar el derecho al olvido en internet en el ámbito de la UE, y no en todo el mundo.

Denuncia de una diputada austríaca 

El Tribunal se ha pronunciado después de que la diputada del Parlamento austriaco de Los Verdes y portavoz federal de ese partido hasta 2017, Eva Glawischnig-Piesczek, demandara a Facebook ante los tribunales de su país.

La diputada solicitó que se ordenase a la red social suprimir un comentario publicado por un usuario que atentaba contra su honor, así como alegaciones idénticas o de contenido similar.

En concreto, el usuario compartió en su página personal un artículo de una publicación austriaca, que aparecía acompañado por una fotografía de Glawischnig-Piesczek, e hizo comentarios en términos que los tribunales austriacos declararon contrarios al honor de la política, «ofensivos y difamatorios».

Cualquier usuario de Facebook podía asimismo consultar esa reseña.

Ante esa situación, la Justicia austríaca pidió a la corte de Luxemburgo interpretar la directiva sobre el comercio electrónico.

Ésta dice que un prestador de servicios de alojamiento de datos como Facebook no es responsable de la información almacenada cuando no tiene conocimiento de su carácter ilícito o cuando actúa con prontitud para retirarla cuando lo adquiere.

Sin embargo, esta exención no afecta a la posibilidad de que se exija a la empresa poner fin a una infracción o impedirla, incluso suprimiendo los datos ilícitos o impidiendo el acceso a ellos.

Lo que sí prohíbe la directiva es imponer a estas empresas la obligación general de supervisar los datos que almacenen.

El tribunal europeo afirma que la ley europea no se opone a que se pueda obligar a empresas como Facebook a suprimir o bloquear los datos a los que se refiera la medida cautelar acordada «a nivel mundial», en el marco del derecho internacional pertinente.