Algo se mueve en Valencia

Juan Vicente Pérez Aras, Diputado Nacional PP. Oportunidad y constancia, virtudes políticasJuan Vicente Pérez Aras, Diputado Nacional PP. Oportunidad y constancia, virtudes políticas

El mundo startups ha llegado para quedarse. La consolidación de ese proyecto colectivo de la Asociación Valenciana de Stastups ha venido a reivindicar ese esfuerzo individual que estaba abriéndose un espacio en este mundo global. Un trabajo silencioso en el que las aceleradoras y las distintas promociones de jóvenes talentos que han venido saliendo de nuestras universidades, han generado un verdadero impacto que nos ha permitido atraer a empresas y speakers deprimera línea a una ciudad, a la que ya muchos bautizan con el sobrenombre del Berlín del Mediterráneo.

En el ecosistema emprendedor no cabe ninguna duda del liderazgo que ejerce Berlín, como centro estratégico del emprendimiento en Europa. El nuevo Silicon Valley europeo es un ejemplo a seguir en este nuevo espacio que la globalización nos apunta, generando verdaderos polos de conocimiento para liderar la revolución digital. Un fenómeno que, a través de la digitalización de los procesos productivos y la aportación de la inteligencia artificial, están provocando una verdadera revolución en nuestras vidas, dominadas cada vez más por algoritmos imposibles que buscan hacer más llevadera nuestra complicada vida.

Y en ese contexto, Valencia está jugando un papel determinante. Gracias a su privilegiada ubicación y a la apuesta decidida de emprendedores valientes, el trabajo de estos años empieza a visualizar un verdadero y esperanzador ecosistema de innovación. Un ecosistema marcado por esa esa creatividad característica de nuestra impronta valenciana. Generar ecosistemas favorables para desarrollar conocimiento, es una cuestión complicada en la que tienen que converger una serie de elementos que propicien un verdadero espacio colaborativo.

Generar sinergias entre el mundo universitario, las diferentes administraciones y el propio mundo empresarial debe suscitar uno de los ejes de acción prioritarios para que Valencia abra los brazos al espíritu emprendedor y, con ella, toda la Comunitat Valenciana. Para ello, es imprescindible que los Gobiernos faciliten los cambios necesarios que deben generar un entorno favorable para las empresas y la creatividad. Solo desde esa óptica, estaremos aportando ese valor añadido al crecimiento y a la generación de empleo, de calidad.

Llevamos años con experiencias que nos han permitido avanzar, poco a poco, desarrollando nuestra propia marca en esta preciada orilla del Mediterráneo, que aporta un atractivo especial que suma y mucho. Según el CEO de Startupxplore, Javier Megías, estamos en un momento inmejorable, y “con los ojos de los inversores europeos mirando hacia aquí”. Madrid y Barcelona continúan liderando la inversión, pero la Comunitat Valenciana se consolida a la cabeza de la creación porcentual de startups.

Y para ello todos debemos sumar para aprovechar con decisión esta revolución tecnológica que está cambiando el mundo tal y como lo percibimos. Debemos facilitar esa conexión de los ecosistemas con propuestas que nos permitan desarrollar en el mercado hispano un verdadero ecosistema de innovación aprovechando las ventajas de nuestra lengua común. Facilitando visados para emprendedores que quieran venir a nuestro país, generando así una verdadera ventana de captación de talento.

Potenciando la internacionalización de nuestras empresas tecnológicas y conectarlas para generar un ecosistema hispano que pueda competir con el anglosajón. Una apuesta por la competitividad del ecosistema emprendedor, para desarrollar las cuatro características que según la Kauffman Foundation marcan la diferencia: densidad, fluidez, conectividad y diversidad.

Y ahí nuestra tierra debe asumir un protagonismo propio. Debemos liderar esa evolución del Big Data al Small Data, apostar por la domótica, por la transformación digital de las empresas, por sumarnos a los ecosistemas internacionales de éxito. Solo así podremos consolidar una posición competitiva de España en general y nuestra tierra en particular, en esta carrera por ganar al futuro, desarrollando ecosistemas de emprendimiento más dinámicos y favorecedores de la actividad empresarial. En definitiva, apostando por el emprendimiento como palanca de desarrollo económico, para afrontar los desafíos pendientes y los retos que debemos superar para seguir avanzando.

Por ello, vaya por delante todo mi reconocimiento a la labor de la Asociación Valenciana de Startups que hoy celebra su noche, con la esperanza y la confianza de consolidar en 2018 un sueño para todos.