Galán considera a la Comunitat Valenciana región clave para Iberdrola, en la que quiere seguir creciendo y promoviendo su tejido industrial

  •  “Esta tierra cuenta con todo lo necesario para seguir liderando la transformación de nuestro sistema energético, con más energía renovable y más y mejores redes de distribución eléctrica”
  •  En la región, la compañía gestiona cerca de 5.000 MW y más de 70.000 km de redes inteligentes, que dan servicio a 3,5 millones de clientes 
  • En 2019, el impacto socioeconómico de su actividad fue de cerca de 850 millones de euros y su cadena de valor está integrada por 500 proveedores locales

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha visitado la sede de Iberdrola en la Comunitat Valenciana, donde ha sido recibido por Ignacio Galán, en un encuentro en el que el presidente de la compañía le ha trasladado el carácter “clave” de la región para el grupo y su deseo de “seguir creciendo, continuar estimulando el tejido industrial en la región, crear empleo y aportar valor a los valencianos”.

“Esta tierra cuenta con todo lo necesario para seguir liderando la transformación de nuestro sistema energético, con más energía renovable y más y mejores redes de distribución eléctrica”, ha explicado el presidente de Iberdrola.

En la Comunitat Valenciana, Iberdrola gestiona un parque de generación de energía eléctrica de cerca de 5.000 megavatios (MW) de potencia instalada, en el que destaca el complejo hidroeléctrico de Cortes-La Muela, una de las mayores y más eficientes instalaciones de almacenamiento energético de Europa, y opera más de 70.000 kilómetros de líneas de distribución, con las que a servicio a 3,5 millones de clientes.

Galán ha aludido al importante esfuerzo realizado por la compañía para la transformación digital de la red de distribución eléctrica, que le ha permitido afrontar con eficacia y rapidez las consecuencias de las situaciones extremas climatológicas recientes vividas en la región y ha recordado que Castellón fue, precisamente, el punto de partida del desarrollo de las redes inteligentes, al ser la primera ciudad española en contar con una red de distribución plenamente digitalizada.

El impacto socio-económico de la actividad de Iberdrola en la Comunitat Valenciana asciende a casi 850 millones de euros al año en inversiones, compras y contribución fiscal.

La compañía emplea en la región a más de 1.600 profesionales y contribuye a generar trabajo a varios centenares más, a través de los 500 proveedores locales con los que se colabora, en el suministra de una amplia gama productos y servicios innovadores ligados a transición energética.