¿Qué era el alcance en Marketing y qué es ahora?

alcancealcance

Aquellos que se dedican profesionalmente al marketing están siempre a la búsqueda de métricas que les den la oportunidad de conocer mejor el resultado de su trabajo, y el impacto que están obteniendo las campañas que han desarrollado.

Cuando Internet comenzó a establecerse, una de las principales ventajas que dio fue la posibilidad de medirlo absolutamente todo, convirtiéndolo en datos. No había prácticamente ningún problema para pasar la reacción de los consumidores a cifras.

Es decir, dentro del mundo del marketing, los números han tenido siempre un protagonismo indiscutible. El problema es que se le dio más importancia de la debida al clic, ya que se medía todo en clics conseguidos, cuando lo verdaderamente relevante son las conversiones. Hoy día no es necesario haber hecho un máster marketing online para saber algo tan básico como esto, y sin embargo, hace tan solo algún tiempo, se cometía continuamente ese error.

Una métrica a la que se le dio un significado más importante del que realmente tiene

En el ámbito de las redes sociales, también se trató de encontrar sistemas de medición que dieran la opción de determinar cuándo una cuenta funcionaba bien y cuándo no. Se necesitaban datos para corroborar el éxito de aquello que se estaba haciendo. Fue el número de seguidores lo que en un principio se observó al detalle, para empezar a tener en cuenta otros factores como en engagement. Así fue como se llegó a la cuestión del alcance.

El número de personas a las que ha llegado un contenido es lo que se conoce en esta disciplina como alcance. Pero que alguien haya recibido determinado contenido, no significa necesariamente que haya interactuado con el mismo. Quizás no haya llegado a verlo siquiera, aunque lo haya tenido ante sí.

No solo las redes sociales ponen en entredicho la importancia del alcance. Tal como señala un estudio, el tema de que el alcance se haya convertido en una métrica vacía afecta también a la generalidad de los medios, en los que la fragmentación del público, junto con el cambio en las formas en que son consumidos los contenidos, ha llevado a que el alcance sea una cuestión bastante menos importante, y que da mucha menos información.

El concepto del alcance ha ido cambiando con el paso del tiempo

Tiempo atrás, conseguir un gran alcance era motivo de celebración, pero en la actualidad, se sabe que esto no tiene por qué implicar unos buenos resultados. No obstante, esto no quiere decir que el alcance sea un factor que deba dejarse a un lado por completo, sino simplemente hay que darle un uso diferente.

Esta métrica no tiene que tener más importancia que la justa. Es bueno que un contenido haya llegado a colocarse frente a la audiencia, pero esto no lo significa todo. Si bien, tal como se acaba de apuntar, no se trata de un dato irrelevante. Entonces, ¿qué es lo que hay que hacer con esta métrica? Muy sencillo. Lo mejor es tener en consideración el alcance, pero para cruzarlo con otros datos.