Projar distribuye a nivel nacional una malla que evita el crecimiento de malas hierbas

Projar distribuye a nivel nacional una malla que evita el crecimiento de malas hierbasProjar distribuye a nivel nacional una malla que evita el crecimiento de malas hierbas
  • Este sistema evita que la luz llegue hasta las hierbas y así su crecimiento
  • A diferencia de las mallas tejidas, su proceso de fabricación se realiza mediante una técnica de sellado con calor lo que la hace muy resistente y demandada por la jardinería urbana

La compañía del sector verde, Grupo Projar está distribuyendo a nivel nacional, una malla que evita el crecimiento de las malas hierbas que proliferan con rapidez durante las épocas de lluvia en parques y jardines públicos.

El sistema utilizado, a diferencia de los productos que ya existen en el mercado, radica en su fabricación, realizada mediante un proceso de sellado de calor. Se trata de un polipropileno mucho más resistente ya que se puede cortar y no se desilacha.

Este proceso la hace altamente resistente, por lo que está siendo muy demandada para el sector de la jardinería urbana y privada. Además su color marrón hace que se integre perfectamente en el paisaje.

Esta malla antihierbas no tejida Du Pont™ Plantex® evita, con su espesor, y al no estar tejida y abrirse, que la luz penetre en la superficie de los jardines y de este modo se impide el crecimiento de malas hierbas.  La malla ejerce una tracción mayor a la luz que otros productos que existen en el mercado.

Además, su utilización es sencilla ya que se deja caer sobre la superficie del jardín y se ancla por los lados con ganchos de hierro.

Hierbas agresivas

En la actualidad, esta malla antihierbas se muestra en formato de 125 grs que ofrece una alta resistencia, lo que permite ahorrar en producto y también en mano de obra posterior. Aunque también existe un modelo de gramaje inferior, 68 gramos, que se utiliza mayoritariamente para los arcenes de autopistas o grandes vías. Y otro superior Platinium de 240 gramos en color verde para zonas donde las hierbas son mucho más agresivas y con una capacidad de resistencia mucho más elevada.

En este sentido, la Product Manager del Grupo Projar, Ana Llopis, explica como “se trata de una solución de jardinería ideal para terrenos donde se quiere evitar la proliferación de malas hierbas ya que el crecimiento de estas supondría dedicar muchas horas de trabajo de jardineros para cortar o eliminar estas malas hierbas”.

En este sentido, apunta “el uso de las mallas antihierbas es más una solución eficaz que ahorra mano de obra y desembolsos económicos en zonas como los parques o jardines públicos y también en jardines privados”.

Sistemas de anclaje y paneles antiraices

Así mismo, la compañía también ofrece otras soluciones de jardinería para que las plantas no se desplacen de su lugar durante las épocas de lluvias o condiciones meteorológicas adversas como el viento. También ofrece, en este sentido, los sistemas de anclaje para árboles que ofrecen la ventaja de que permanecen ocultos en el cepellón permitiendo una correcta sujeción y crecimiento del árbol.

Por tanto, una alternativa a la ubicación de árboles en cubiertas ajardinadas o jardines, donde es necesario un plus de seguridad para evitar caídas o desplazamientos y de este modo accidentes innecesarios con personas, viandantes o ciudadanos.

Además, comercializados bajo la marca Dukbill, estos sistemas ofrecen incluso modelos aéreos en los que sí se visualiza el sistema para aquellas especies que cuentan con un cepellón muy reducido y no se puede anclar a ellas. Es el caso de pinos o palmeras.

Junto a estas dos soluciones, Grupo Projar cuenta con los paneles antiraices que encamina el avance de las raíces hacia abajo, y hace que estas solo crezcan por debajo de este panel. De este modo, se elimina el efecto maceta y se consigue anclar correctamente.

Grupo Projar

Grupo Projar nació en 1972 para dedicarse a la extracción y comercialización de turba, material orgánico que se emplea como combustible y para la obtención de sustratos. El crecimiento de la compañía ha sido constante y en los años 80 abrió dos centros logísticos en Almería y Murcia. Actualmente cuenta con instalaciones en Valencia, Madrid, Almería –fábrica y centro logístico-, Málaga y Lisboa. Y otros puntos logísticos como Barcelona y Pontevedra.

Además Projar adquirió hace unos años la empresa de paisajismo Paimed, para completar su oferta de servicios. El conjunto del grupo logró en 2016 una facturación superior a 26 millones de euros y cuenta con 230 empleados.