La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha alertado este viernes de que las comercializadoras de electricidad están cambiando los contratos sin consultar al consumidor.

En un informe, la CNMC, que ha dicho que con esa práctica se está alterando el mercado y perjudicando a los consumidores, ha explicado que, debido a los precios elevados que hubo en el mercado mayorista en 2018, hay varios comercializadores eléctricos que están rescindiendo o modificando los contratos con sus clientes sin mantener las condiciones pactadas inicialmente con ellos.

Competencia ha recordado que los contratos con consumidores en baja tensión no pueden ser rescindidos por el comercializador unilateralmente antes de la finalización del plazo del primer año o de la finalización de sus prórrogas, también anuales.

Un 70% de los contratos existentes contempla un precio fijo para todo el año de duración del contrato, de acuerdo con los datos recogidos en el comparador de ofertas de la CNMC, si bien es habitual que contemplen la posibilidad de modificar estos precios ante variaciones de determinados componentes de la factura.

Aumento entre un 20% y 30% de los precios del contrato

La mayor parte de los contratos existentes en el mercado libre contemplan cláusulas para trasladar al consumidor cualquier variación de los componentes regulados, como peajes de acceso, pagos por capacidad, financiación del bono social, del Fondo de Eficiencia Energética, el coeficiente de pérdidas estándar y el ajustado, y la financiación del operador del sistema, Red Eléctrica, y del mercado, OMIE.

Según la CNMC, al amparo de estas cláusulas, algunas comercializadoras efectúan variaciones que suponen ajustes en la factura de menos de 10 céntimos de euro.

El organismo de competencia ha recomendado a las comercializadoras que hagan un cálculo más ajustado, ya que estos cambios dificultan la comparación de ofertas, y les recuerda que deben trasladar al consumidor los cambios a la baja o por eliminación de alguno de estos conceptos.

Asimismo, ha detectado cambios en el precio del componente de la energía por parte de algunos comercializadores que han modificado el precio fijo por otro referenciado horariamente al precio del mercado mayorista, otros que han subido entre un 20% y un 30% los precios de su contrato y algunos que, incluso, modifican el precio en la primera factura frente a lo pactado en la firma del contrato.

Aumento de consumidores que compran al mercado mayorista

Competencia ha recordado que si se ha contratado un precio fijo para la duración del contrato, las variaciones que haya en el precio del mercado de producción de electricidad no deben ser trasladados al consumidor modificando el precio del suministro.

El riesgo de variaciones debería estar internalizado en el precio de las ofertas, según la CNMC, que ha recordado que las modificaciones que hacen comercializadoras antes de acabar los contratos o prórrogas no son acordes a lo previsto en el contrato. También hay comercializadores que están modificando el peaje de acceso del consumidor contratando discriminación horaria, sin el consentimiento previo.

Asimismo, la CNMC en su informe ha detectado un aumento del número de consumidores que compran la energía directamente al mercado mayorista y se ahorran la financiación del bono social, la aportación al Fondo Nacional de Eficiencia Energética y la tasa municipal a los ayuntamientos, por lo que considera que debería modificarse la regulación para que tengan las mismas obligaciones que las comercializadoras.