El incremento se calcula sobre los «gastos asumidos» en 2019, año en el que no se logró aprobar los presupuestos

El déficit para este ejercicio será del 1,8 %, una décima más que la estimación enviada a Bruselas

El Gobierno ha aprobado aumentar el techo de gasto un 3,8 % hasta 127.609 millones de euros. El incremento se calcula sobre el gasto efectivo realizado el pasado ejercicio (122.899 millones) y es más modesto que el estimado en el proyecto de presupuestos que no se llegó a aprobar.

Tras el Consejo de Ministro, la titular de Hacienda, María Jesús Montero, ha dado a conocer la senda de consolidación fiscal y el cuadro macroeconómico que ofrecen «un marco más realista y prudente del que tenemos vigente». Ha añadido que el cálculo del techo de gasto incluye «los efectos de una mayor recaudación fiscal y de las medidas fiscales que se incluirán en el proyecto de presupuestos».

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero y la vicepresidenta económica, Nadia Calviño
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero y la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. EFE

El Gobierno se plantea dejar el déficit en el 1,8 % del PIB, una décima más que en el proyecto enviado a Bruselas, mientras que la deuda se situaría en el 94,6 % este año.

La senda incluye los objetivos de déficit y deuda pública con el desglose del esfuerzo entre la Administración Central, las comunidades autónomas y las corporaciones locales (a estas últimas se les pide equilibrio presupuestario). En este ejercicio, el Estado se reserva cinco décimas de déficit, las autonomías tienen dos, como se supo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y la Seguridad Social un 1,1 % del PIB, lo que suma 1,8 %.

En 2021, todas las administraciones tendrán que reducir una décima más el déficit (Estado: 0,4 %. CC.AA: 0,1 % y Seguridad Social 1 %) hasta llegar a la meta del 1,5 %. La consolidación sigue en 2022 con otra décima menos, lo que supone equilibrio presupuestario para las regiones y los ayuntamientos, mientras que el Estado tendría tres décimas de déficit y la Seguridad Social nueve, en total 1,2 %.

El déficit no se reducirá por debajo del 1 % hasta 2023

En el último año del periodo estimado, 2023, el déficit bajará de la barrera del 1 % y se quedará en el 0,9 %, con una décima para la Administración Central y ocho para la Seguridad Social.

La reducción de la deuda pública se hará progresivamente, según las estimaciones del Gobierno. De un 94,6 % del PIB en este ejercicio, pasará a 93,4 % en 2021, un 91,7 % en 2022 y se quedará por debajo del 90 % en 2023, con un 89,8 % previsto. Cifras muy alejadas del 60 % del PIB que fija el pacto de estabilidad y crecimiento para los miembros de la zona euro.

En la distribución de la deuda, el Estado se reserva dos tercios, las regiones otro y las corporaciones locales dos décimas o menos. Así este año, el nivel de endeudamiento del Estado será del 69,2 %, el de las comunidades del 23,4 % y del 2 % para los ayuntamientos. En 2021, la deuda de la Administración Central se situará en el 68,6 %, la de la autonómica en el 22,8 % y la de la local en el 2 %. Cifras que serán del 67,7 %, 22,1 % y 1,9 % en 2022 y del 66,6 %, 21,4 % y 1,8 % en 2023.

El Gobierno también ha calculado la regla de gasto cuya tasa se sitúa en el 2,9 este año, sube al 3 el que viene, al 3,2 en 2022 y al 3,3 en 2023. Este límite se queda por debajo de la estimación del crecimiento del PIB y de las estimaciones de ingresos tributarios.