El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha advertido este viernes de que la «perturbación sin precedentes»

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha advertido este viernes de que la «perturbación sin precedentes» provocada por la pandemia del coronavirus.

Esta crisis sanitaria universal ya ha dejado más de 1000 muertos y más de 20.000 casos en España y tendrá una «intensidad incierta», aunque «muy acusada» en el corto plazo, por lo que ha pedido «más ambición» de las políticas fiscales europeas.

En un comunicado, Hernández de Cos ha afirmado que las «necesarias medidas» de contención en España y en otros muchos países europeos han llevado a una disrupción «muy severa» de la actividad económica, y a pesar de que aún no existen indicadores para precisar la intensidad, ha afirmado que el deterioro de la actividad será «muy acusado» en el corto plazo.

«La pandemia será un episodio transitorio. Sin embargo, la duración de sus efectos depende crucialmente del éxito de las medidas para reducir los nuevos contagios y, también, de las políticas aplicadas para atenuar el impacto derivado del cese de la actividad de muchas empresas y de las consiguientes pérdidas de empleo», ha subrayado el gobernador.

En su opinión, las políticas públicas son «cruciales» para evitar que lo que es una caída transitoria de actividad y rentas de familias y empresas acabe transformándose en una más persistente.

En esta línea, recuerda que la mayoría de los gobiernos de la Unión Económica y Monetaria (UEM) han adoptado importantes medidas presupuestarias de apoyo a familias, autónomos y empresas que «deberían amortiguar de manera sustancial» el impacto de esta crisis, pero pide políticas fiscales «más ambiciosas» y mayor «coordinación» entre los países de la Unión Europea (UE).

Las microempresas, autónomos y las pymes las que sufrirán más por el golpe a la economía

El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, ha señalado que serán las microempresas y las pymes las que sufrirán más por el golpe a la economía, debido a que «los sectores a los que más afecta son aquellos en los que son más predominantes», además de que por falta de medios, son las que tienden a adaptarse con más dificultades.

De los 300.000 empleos perdidos, más de 70.000 serán en microempresas (hasta diez empleados), otros 70.000 en pequeñas empresas (de diez a 49 trabajadores), 48.000 en medianas , 50.000 en grandes y 70.000 entre el colectivo de los autónomos

El estudio parte de la hipótesis de que un mes de parón supone una contracción del consumo privado del 8,2%.

Entre los sectores más afectados, Pérez ha repasado que la hostelería perderá 20.000 puestos de trabajo y un 7,3% de su actividad. Las regiones con más microempresas y que tengan un modelo productivo más dependiente de los sectores más maltratados serán las que más actividad pierdan, aunque Ceprede no ha calculado el efecto por comunidades.