El base de Valencia Basket Guillem Vives realiza un análisis del momento del equipo destacando que “creo que estamos en un gran momento, la verdad es que ganar la EuroCup fue un chute anímico de moral y de confianza y lo hemos demostrado en los siguientes partidos. Me alegra que el equipo haya reaccionado de esta forma y sobre todo intentar alargarlo hasta el final”.

Con cinco partido por jugar, el equipo taronja tiene dos partidos de ventaja y el basket-average de ventaja sobre el quinto clasificado, por lo que consolidar la condición de cabeza de serie para el Playoff se ha convertido en el siguiente objetivo: “Eso es lo que buscamos, estar en la cuarta posición y tener el factor cancha a favor en el Playoff. Es un objetivo que el equipo se ha marcado y vamos a por ello. Sabemos que tenemos un calendario muy difícil pero hemos sacado los partidos anteriores a que venga toda esta maratón de los equipos de Euroliga. También es un reto para nosotros ver cómo competimos contra los equipos de arriba y vamos a prepararnos bien para eso”.

A nivel personal, tras perderse los dos primeros partidos de las EuroCup Finals por una lesión, Vives está ya totalmente recuperado y reconoce que “estoy muy bien, fue una pena la lesión por el momento personal en el que estaba tanto moralmente y físicamente como de confianza. Y sobre todo por ser antes de la final de la EuroCup. Fue un golpe duro pero creo que he hecho una muy buena recuperación y estoy volviendo a sentirme con mucha confianza y espero poder seguir ayudando al equipo para poder seguir consiguiendo victorias”.

El próximo equipo que pasará por la Fonteta, el Cafés Candelas Breogán, llega en la última posición de la tabla pero con las mismas victorias que el primer equipo que salva la categoría. Por lo que cada partido que les queda es una auténtica final en su carrera por mantenerse en la ACB. El base Guillem Vives recuerda que “la Liga Endesa, sobre todo a finales de la Liga está muy complicada. Todos los equipos se juegan algo, sobre todo los que están abajo que para ellos todos estos son partidos vitales. Tenemos la suerte de que jugamos en casa, hemos visto que este año jugar en la Liga fuera es muy complicado. Hay que aprovechar el factor campo sabiendo que ellos ahora están en un muy buen momento. Seguro que va a ser un partido duro, no hay que fiarse de la posición en la que están en la clasificación”.

En el partido ante los gallegos, Vives superará a Serhiy Lishchuk y se convertirá en solitario en el octavo jugador con más partidos de la historia del Valencia Basket. El director de juego catalán reconoce que al pensar en ello “se me pone la piel de gallina, superar a jugadores como Lishchuk hace que se me remueva todo. En mi primer año coincidí con él, sé la importancia que tenía dentro de este Club y como la gente lo quería. Cuando me has dicho que estoy igualado con Serhiy se me remueve todo. Esto me pone muy contento, con muchas ganas de seguir y ver dónde está el límite”.