Valencia Basket consiguió una importantísima victoria en la Fonteta ante IDK Gipuzkoa que le permite afianzarse en el quinto puesto de la Liga Dia y recuperar sensaciones tras las tres derrotas consecutivas ante los equipos mejor clasificados.

Como se esperaba, el partido fue una dura batalla desde el inicio. Ambos equipos sabían de la importancia de ganar y lo demostraron desde el primer segundo.

Empezando por Meiya Tirera y Lyndra Weaver. Ambas jugadoras interiores comenzaron con gran intensidad, anotando los primeros puntos de sus equipos.

A Meiya la secundaba una gran Tamara Abalde en el poste, reboteando y anotando, y a Weaver una Brkic acertadísima en el juego exterior, que terminaría el primer cuarto con un impoluto 3/3 en triples. Nadie deshacía la igualdad tras los primeros 10 minutos (18-19).

En el segundo, Valencia Basket elevó el nivel defensivo y empezó a multiplicar recursos en ataque.

La incorporación de Bettencourt, entonada en la dirección y de Joy Adams, con la intensidad que la caracteriza, provocaron que las de casa encontraran un margen suficientemente preocupante como para que Muguruza parara el partido.

Tras el tiempo muerto, reaccionaba IDK por medio de Weaver, pero dos buenas acciones de Anna Gómez e Irene Garía mantenían a las taronja arriba al descanso (38-30).

Esa versión mejorada del equipo taronja siguió exhibiéndose en la segunda mitad. Un juego coral, con los recursos suficientes en ataque como para no acusar la falta de acierto en el tiro de tres.

María Pina, Anna Gómez, fueron apareciendo en el ataque taronja para ayudar a una Meiya Tirera que seguía liderando al equipo.

Weaver y Sarr lo intentaban hasta el final por las visitantes, pero una nueva canasta de Irene Garí sobre la bocina daba una ventaja interesante de cara al último parcial (55-41).

Nada cambió en el último cuarto. La diferencia se fue por encima de los 20 puntos, y solo Weaver maquilló un marcador en el que colaboró todo el equipo, con la grada volcada.

Vuelven las taronja a la senda de la victoria y lo hacen con un triunfo importantísimo, que deja un gran sabor de boca en los más de 2700 aficionados que animaron al equipo desde la grada.