El ex guardameta blanquinegro militó 15 temporadas y destaca por encima de todos la calidad de Kempes

José Manuel Sempere es otra de nuestras leyendas vivas del Valencia CF, club en el que militó durante quince temporadas y al que defendió orgulloso con sus guantes casi 500 partidos entre oficiales y amistosos. Este guardameta de Torrellano (Alicante) llegó a la entidad de Mestalla a inicios de los años 80 procedente del Orihuela, vivió momentos muy buenos como el título de la Supercopa de Europa y brillantes campañas en Liga y en Europa, y otros muy duros como el descenso a Segunda División, compensado con el ascenso al año siguiente. Sempere se siente muy identificado con el escudo del murciélago y así nos lo cuenta.

Jugar en el Valencia CF, lo máximo

Si hubiese jugador en otro equipo, a lo mejor, hubiese satisfecho mi necesidad de jugar al fútbol, pero encima de jugar al fútbol que era lo que a mí más me gustaba, que lo puedas desarrollar en el equipo de tu región, de tu ilusión, de tus sueños, el Valencia CF, lo magnifica más, tiene mucho más sentido todavía”.

La Navidades de 1977

Llego al Valencia CF en diciembre de 1977. Estaba jugando en el Orihuela en Tercera División, que también tenía su historia porque había jugado en Segunda División, pero era un equipo de Tercera, de los modestos, por lo que pasar al Valencia CF, al equipo más significativo de la región, era colmar una ilusión muy, muy grande: pasar a un equipo de Primera que fuera el equipo de tu región el Valencia CF”.

Pasieguito, Espárrago y Hiddink

En principio me quedo con Pasieguito, quien fue el que me dio la oportunidad de poder debutar. Era un hombre de fútbol, había sido jugador, conocía perfectamente el fútbol español e internacional. Con Espárrago por su profesionalidad, aunque no jugué mucho con él, y luego con el que ya me quedo como entrenador y quien me volvió a dar otra oportunidad y también por el desarrollo del fútbol como fútbol pues con Hiddink.

Compañeros en la portería

Tuve buenos maestros. Me fijaba mucho técnicamente en Manzanedo, en la perseverancia y la forma de entrenar de Pereira, tuve unos grandes maestros. Además, si tienes un entrenador que te da confianza y te dice usted va a jugar tantos partidos, luego, ya veremos.

Un número uno llamado Kempes

Como jugador, como profesional, como calidad, me quedo con Kempes. Fue un número uno, no porque fuese un número uno, sino porque tú ves que tiene unas características y unas cualidades que dices esto es fuera de lo normal. Luego ha habido grandes jugadores como Arnessen, Lubo Penev, Mijatovic, pero por encima de todos ellos está Kempes.

Mestalla y su afición

Ver este campo pues te impresiona y, luego, cuando está dentro del campo y el campo vibra con la afición, la verdad es que es algo increíble. Es una ilusión de niño, pero cuando saltas al campo y ves a la gente y, encima si es para bien, que has ganado, es algo impensable, muy grandioso. La afición del Valencia CF es muy exigente, como tienen que ser las aficiones, pero es muy leal. La afición del Valencia CF, si vas bien, si vas mal, la afición viene a Mestalla, y luego exige que estés a la altura que están ellos…