Salvo dice a Pizzi que dejará de ser técnico del Valencia cuando Lim sea el dueño

Juan Antonio Pizzi ya sabe, de voz de su todavía presidente, que las reglas del juego han cambiado. Que no hay marcha atrás. Que dejará de ser técnico del Valencia CF cuando Peter Lim sea oficialmente el nuevo dueño del club.

Noticias duras pero que el técnico de Santa Fe necesitaba escuchar de boca del hombre que, hace un mes, le aseguró que seguiría al frente de la nave valencianista. Fue nada más conocerse la decisión de la Fundación VCF, que votó por unanimidad la propuesta del magnate de Singapur como la mejor oferta para la entidad. Se aseguraba así la continuidad de presidente, manager general y entrenador. Treinta días después, la cabeza del último ya ha sido guillotinada.

En la reunión que tuvo lugar este martes, Pizzi estuvo acompañado por su agente, Ricardo Schlieper, que ha vivido en primera persona la angustia del preparador en la última semana mientras su nombre era zarandeado y apartado de la primera línea en favor del semidesconocido Nuno Espírito Santo. Schlieper estuvo en aquella reunión primigenia con Ayala a finales de diciembre en la que el Valencia ofreció a Pizzi el reto de su vida y el argentino lo aceptó; también participó en el día más triste en la carrera del de Santa Fe en los banquillos.

Se ha querido poner énfasis en que la decisión de prescindir de Pizzi es única y exclusivamente de Peter Lim, aunque el entorno del técnico no piensa lo mismo. La estrechísima relación entre el agente Jorge Mendes -mano derecha deportiva del magnate- y Nuno Espírito Santo no invita a pensar de modo diferente. Se considera que Pizzi tenía más bagaje que el luso al aterrizar en el club -lo hizo como flamante campeón del Torneo Inicial con San Lorenzo de Almagro– y que rehizo en tiempo récord un equipo en ruinas, dejándolo a un minuto de una final europea aunque en Liga los resultados fuesen irregulares. Puede que Lim haya tomado la decisión, pero Mendes no ha contribuido a modificarla.

MÁS DE UN MILLÓN Y MEDIO DE EUROS EN LA DESVINCULACIÓN

El técnico y su agente escucharon de boca de Amadeo Salvo sus explicaciones respecto al cambio de parecer. El presidente reiteró que el nuevo dueño es el que decide a la postre, y que también él se vio sorprendido por lo sucedido. Lo ocurrido el pasado miércoles en la reunión con Jorge Mendes dejó a Salvo y al manager general Rufete con la mosca detrás de la oreja. Las dudas del agente respecto a la idoneidad de Pizzi para el banquillo del Valencia se convirtieron, con el paso de las horas, en una certeza total de que el portugués ya tenía en mente un recambio –Nuno– con el beneplácito y connivencia de Peter Lim. Y ante eso, no había más remedio que callar y acatar.

Pizzi y su cuerpo técnico -su segundo Manuel Suárez, el ayudando Rolando Carlen y el preparador físico Alejandro Richino– rescindirán su contrato con el Valencia nada más Peter Lim firme el contrato de compraventa y sea el nuevo dueño de la entidad. El Valencia tendrá que desembolsar más de millón y medio de euros para desvincular a esas cuatro figuras de su organigrama. Otro mordisco considerable a unas cuentas, las de la temporada 2013-2014, que pueden presentar un desfase preocupante tras sucesos como la rescisión de Braulio, de Djukic, el ‘fiasco’ de Pabón y otras contingencias.

Desde ayer, Pizzi y su agente escuchan ofertas. Está previsto que recoja sus enseres y se marche a Argentina en los próximos días mientras busca equipo para la temporada que viene. Esa es otra de las ‘puñaladas’ que el de Santa Fe siempre llevará a cuestas: ser descartado a estas alturas de verano hará muy difícil que encuentre un banquillo en el que empezar la temporada 2014-2015.

Foto: EFE