El entrenador comentó que “hemos empezado el partido cayendo en su juego sorpresa, esto es normal al no poder preparar tan bien un partido, pero sabíamos que podíamos aprender para imponer nuestro máximo.

Hemos ido aprendiendo y logrando ventajas siendo sólidos, consistentes, el segundo cuarto de San Emeterio nos ha dado clarividencia de como jugar.

En la segunda parte, nuestro empuje de energía y fuerza ha decidido el partido”.

Sobre el balance de la competición, “valorando lo que supone esta victoria y la clasificación, está claro que hemos sufrido para clasificarnos, hemos perdido varios partidos en finales ajustados, y eso se ve claro en la valoración de puntos, pero no hemos competido con la calidad para estar clasificados.

El club todos tomamos una lección de generar cultura de la dificultad y su compatibilidad con la Euroliga y debemos aprender.

Estoy convencido de que podemos hacerlo mejor y aprender. El viernes tuvimos un partido durísimo y no es fácil”.

Sobre las condiciones del equipo, “hoy Bojan Dubljevic ha jugado lesionado, Maurice Ndour tocado, Vives y Loyd salen de lesión, pero queremos ser equipo de Euroliga, y el gran reto que tenemos es saber hacerlo, y aprender lo máximo para saber hacerlo. No tenemos un gran físico, pero vamos sumando jugadores”.

Jaume Ponsarnau había analizado así el partido

El entrenador de Valencia Basket Jaume Ponsarnau señalaba tras el partido del viernes ante Olympiacos que “lo primero para afrontar un partido como el del domingo es tener la sensación de descansar, y a partir de aquí, encontrar todas las fuerzas que tengamos.

Eso a pesar de que el Joventut es un rival super exigente a nivel táctico, con mucho truco, con mucha exigencia en todas sus posiciones.

Tienen al máximo anotador de la Liga Endesa con Prepelic, tienen un center muy grande y muy alto que es Omic.

Me gustaría que tuviéramos todas estas energías con nuestra afición. El domingo va a ser incluso más difícil para nosotros y necesitamos a la Fonteta”.