El entrenador Jaume Ponsarnau hizo una valoración al final del encuentro, “felicitar a Monbus Obradoiro, han hecho un partido enorme, serio, nos han superado en muchas cosas del juego y por eso han ganado. Hemos empezado bien el partido, teníamos unas apuestas que pasaban por controlar su juego exterior, ahí nos han dañado nuestra confianza castigándonos y a pesar de que en el marcador no se estaba notando ha generado dudas en nuestro plan de partido. El partido iba por buen cauce, en ataque estábamos jugando muy bien, encontrando muchos jugadores. Ha habido un momento hacia el final del 3º cuarto donde han habido algunas pitadas que nos han desquiciado, hemos perdido la concentración del partido y la consistencia. Quizá hemos jugado ese momento con demasiados jugadores que no estaban finos y ellos han empatado el partido. A partir de ahí, el cara o cruz. Creo que ha sido clave la confianza que tenían en ese momento ofensivamente para jugar pick and roll encontrando todas las ventajas. No estábamos clarividentes, comunicativamente no estábamos en los sitios en los que debíamos de estar. En ataque, podíamos haber ganado el partido sólidos en rebote y con segundas opciones. Las 4 perdidas en el último cuarto han destrozado nuestra confianza de tener sentido en el partido. Así llega una derrota que entiendo que ha sido merecida.

Jaume Ponsarnau analizó así el partido

El entrenador de Valencia Basket señalaba en la previa del encuentro que “es un partido muy importante, muy difícil. Le tenemos mucho respeto al rival en el aspecto táctico y esperamos estar a la altura. Vamos a jugar contra un equipo muy exigente, super  complejo a nivel táctico. La competición táctica no podemos ni plantearnos ganarla, nos tenemos que centrar en nuestros valores para ver si pueden ser importantes dentro del partido. Esto pasa por hacer valer nuestra calidad a partir de la energía, de la intensidad y de la agresividad, porque si no ellos te dominan tácticamente. Esto tiene una dificultad en este momento, de los últimos seis hemos jugado cuatro fuera y con viajes duros. Hemos estado cuarenta horas subidos en un avión, en un tren o en un bus. Y eso a nuestra energía le ha afectado. Siendo conscientes de esto hemos alargado el equipo en los partidos. Esto a momentos no nos ha ayudado en cuanto a calidad, pero espero que nos ayude a recuperar energía. Ahora mismo no estamos a nuestro mejor nivel de energías pero nuestra obligación y nuestro compromiso es estar lo máximo enfocados en este partido, porque si no Obradoiro te exige”