¡Mestalla es Mestalla! A este Valencia CF no hay quien le pare, la afición sigue vibrando y disfrutando con su equipo, se sufrió, pero con el tanto inicial de Guedes y el de Garay, que valió para aumentar la ventaja, explotaron de alegría para certificar tres puntos de un valor incalculable.

Nadie dijo que iba a ser fácil, hubo momentos en los que se alteró el corazón, pero la parroquia valencianista se puso en pie para despedir a sus futbolistas cuando el árbitro señaló el final del partido, con el 2-1 brillando en el marcador electrónico y tres puntos muy importantes en el bolsillo.

Desde el primer minuto la grada entendió que el equipo les necesitaba, sintiendo sobre el césped el aliento de prácticamente todo el estadio, los decibelios fueron aumentando conforme iba avanzando el partido, viviendo su primera explosión de alegría con un golazo de Guedes tras una triangulación perfecta con Carlos Soler.

Tercer gol de Guedes en los últimos cinco partidos, que se marchó ovacionado

Era el minuto 34 de partido cuando el equipo realizó una perfecta interpretación para atacar una segunda jugada, plasmando sobre el césped una triangulación más propia del billar que del fútbol, con la que se dejó boquiabiertos a los futbolistas del Real Madrid. De manual. Mestalla se vino abajo con el primer gol de la noche, el tercero de Guedes en los últimos cinco partidos, reflejando de este modo su tendencia al alza. Cuestión de confianza. Y la afición se lo reconoció despidiéndole con una sonora ovación y coreando su nombre cuando fue sustituido.

Bufandas al viento y “olés” desde la grada

Aún quedaba mucho camino por recorrer, se multiplicaban las ocasiones, pero no fue hasta el minuto 84 cuando los decibelios de Mestalla volvieron a alcanzar su punto máximo cuando Garay anotó el 2-0. El testarazo del argentino, tras un saque de esquina ejecutado por Parejo, fue inapelable, y llegó la locura al coliseo valencianista, con las bufandas al viento en todo el estadio, antes de premiar al equipo coreando sus pases con “olés”. Solo faltaban unos minutos para cruzar la línea de meta, pero la afición volvió a estar de diez, caminando junto al equipo en su objetivo de sumar tres puntos muy importantes.