Para lograr un objetivo primero hay que soñarlo, a base de esfuerzo y sacrificio pelearlo sin fin.

Este próximo jueves, a las 21 horas, Mestalla dictará sentencia por una plaza en la final de la Copa del Rey del próximo 25 de mayo en el Benito Villamarín. Paso a paso, lo que comenzó siendo un sueño para el Valencia CF se ha convertido en un objetivo, pero a pesar del 2-2 logrado en el partido de ida, el desafío sigue teniendo una dificultad máxima.

Solo con imaginárselo a uno se le ponen los pelos de punta, el Valencia CF no juega una final desde 2008, once años seguramente es demasiado tiempo para un club como el de Mestalla, dispuesto a “morir” sobre el césped como la afición en la grada para lograr el objetivo de volver a una final de Copa. ¡Juntos luchando por una ilusión! ¡Juntos peleando por un objetivo! ¡Juntos a por la final!

En el vestuario ya se ha puesto el chip de la Copa del Rey, son conscientes que no va a ser fácil eliminar al Real Betis, que se presenta a la cita tras vencer 0-2 al Real Valladolid en LaLiga. A lo largo de la temporada, el equipo verdiblanco ha logrado victorias de prestigio a domicilio, como la conseguida en el Camp Nou frente al FC Barcelona (3-4) o al AC Milan (1-2) en la UEFA Europa League. Son referencias de lo complicado que va a ser el partido del próximo jueves, pero Mestalla es Mestalla y quiere la final de Copa.

En la eliminatoria anterior ante el Getafe CF, los futbolistas sintieron la fuerza de la grada hasta lograr la remontada. Mestalla vivió una noche mágica y enloqueció con los dos goles de Rodrigo en el tiempo añadido. La afición no va a fallar, no lo hace nunca, más cuando en juego hay un premio muy grande de una gran dificultad que exigirá el cien por cien tanto del equipo como de la afición. Seguro que costará y habrá momentos de dificultad, pero el Valencia CF quiere la final.