La selección española vence en un final agónico a las balcánicas por 71-66

Será la tercera final España-Francia en los últimos cuatro Europeos

España se mete en la final del Eurobasket derrotando a toda una anfitriona, Serbia, por un ajustado 71-66 tras un final agónico de partido. La vigente campeona repetirá duelo contra Francia en la final.

España se asegura de esta forma su séptimo podio consecutivo en campeonatos internacionales y su décima medalla continental, que puede ser la cuarta de oro si vence este domingo.

Las pupilas de Lucas Mondelo se enfrentarán el domingo en la final a una Francia que derrotó a Gran Bretaña por 63-56. Es la cuarta final europea consecutiva para las galas, que no obstante no han logrado el oro en ninguna de las tres anteriores.

En dos de ellas (2013 y 2017) fue precisamente la selección española la encargada de ocupar el primer cajón del podio; a esas hay que sumar la de 1993, toda una ‘bestia negra’ España. En 2015 fue casualmente Serbia la campeona; contra Serbia nuestro combinado nacional suma un pleno de siete victorias en  otros tantos partidos en el Eurobasket.

Por su parte, las británicas se consolidan como la gran revelación del torneo hagan lo que hagan el domingo; y ya lograr un bronce sería todo un hito histórico, añadido a la clasificación para el preolímpico del que ya gozaban antes del partido.

Inicio ilusionante, desenlace agónico

España empezó el partido muy metida en el partido, dominando el rebote con Ndour y Nicholls, como venía siendo costumbre en el Europeo.

Los primeros diez minutos se cerraron con un parcial de 21-11 que prometía. Silvia Domínguez se destapó como sexta jugadora con ocho puntos en el tramo final.

Pero el orgullo local estaba presente. El equipo entrenado por Marina Maljkovic tenía baluartes a las que marcar y fueron surgiendo poco a poco. Stankovic aprovechaba el vació dejado por las dos faltas de Ndour para asomarse.

Las serbias acortaron distancias antes del descanso y se llevaron el parcial (16-19), pero pudo ser peor de no haber mediado Anna Cruz con 11 de sus 14 puntos globales.

España seguía reboteando mejor e incluso se permitía meter triples, algo en lo que fallaban estrepitosamente los locales.

Un 21-20 en el tercer cuarto pareció devolver la tranquilidad, pero en los últimos diez minutos la presión local surtió efecto y apareció la otra gran puntal de Serbia, Jelena Brooks, para llevar en volandas a sus compañeras y saborear una momentánea ventaja.

Fue la mejor del partido pese a la derrota, con 17 puntos y una eficiencia de 20, por los 17 de Astou Ndour.

Aunque fue su compañera Butulija la que tuvo el honor de dar esa ventaja con el primer y oportuno triple en el partido (62-64). Además, equilibraban la balanza reboteadora (42-38 al final) y cometían menos pérdidas absurdas.

Sin embargo, la vigente campeona sacó también su orgullo y contestó al rugido del Belgrado Arena con oficio.

Además, un clamoroso error de una jugadora local favoreció las circunstancias: Dabovic cometía una absurda falta antideportiva por un manotazo a destiempo a Ndour y esta aprovechaba tres de los cuatro triples (67-66).

A partir de ese momento, bajo la batuta de Silvia Domínguez, España se limitó a administrar los nervios para acertar desde los tiros libres y llevar de nuevo al equipo a su séptima medalla consecutiva.