El poderoso Manchester United de Juan Mata es el rival con el que, a partir de las 21:00 horas, el Valencia CF se despide de la Champions en 2018. No era un grupo fácil con los transatlánticos Juventus y United, y al vestuario le habría gustado afrontar este partido con opciones de alcanzar la ronda de octavos de final de la Champions League, pero también aún hay mucho en juego a pesar de que la mayoría de los focos alumbran a la cita del próximo sábado (20:45 horas) frente a la SD Eibar en LaLiga.

A pesar de la larga lista de bajas, el Valencia CF quiere ganar. La Champions es la Champions y más allá de lo que económicamente se inyectaría por lograr el botín de los tres puntos, el conjunto dirigido por Marcelino se garantizaría ser cabeza de serie en el sorteo de 1/16 de final de la UEFA Europa League, donde se competirá a partir del mes de febrero. Otro motivo es el escenario: cada vez que el Valencia CF sale a jugar ante su afición quiere ganar.

No está siendo un ejercicio fácil, pero el grupo siente el apoyo de su gente desde la grada, el partido de hoy es una oportunidad para dedicarles una victoria de prestigio, aunque Marcelino no haya podido incluir en la convocatoria por lesión a piezas importantes como Gabriel Paulista, Guedes, Murillo o Gameiro, además del sancionado Gayà. La principal novedad en la lista es la presencia de Kang In, uno de los diamantes de la cantera.

Con el Manchester United regresan Andreas y Juan Mata, para el que será un partido muy especial. Mestalla aún recuerda las tardes mágicas de fútbol del asturiano, nadie le regaló nada y pese a su juventud, irrumpió con fuerza siendo un pilar para el Valencia CF antes de que emigrara a la Premier League. Han pasado muchos años desde entonces, pero el cariño de Mata hacia el club y su afición, y el de ésta con el actual futbolista del United sigue siendo muy fuerte.

Pero al Valencia CF, más allá de sentimentalismos con su pasado, le sobran los motivos para vencer esta noche al Manchester United, y aunque falten piezas importantes, luchará hasta el final por una victoria de prestigio que sea un impulso de cara al futuro.