El equipo dejó clara la ambición de competir sin límites en Europa y busca ganar al Chelsea FC, que no pierde fuera en Europa desde hace 20 meses

El pasado mes de septiembre, en la primera jornada de la fase de grupos de la Champions, el Valencia CF logró vencer por primera vez en su historia al Chelsea FC, cortando una racha de 27 partidos de Champions en los que el conjunto londinense siempre había marcado en su estadio y haciéndoles morder el polvo después de 15 partidos (12 victorias y 3 empates) sin perder la temporada anterior en su camino hacia el triunfo en la Europa League.

El Valencia CF mandó aquella noche un mensaje poderoso a ojos de toda Europa destrozando todo tipo de pronósticos y estadísticas.

La primera victoria a las órdenes de Albert Celades fue un golpe de autoridad ante un rival de primera magnitud y dejó clara la ambición de competir sin límites, algo que se ha visto después durante el transcurso de la competición.

El equipo, en efecto, tiene ahora a tiro la clasificación para los octavos de final (con una victoria bastaría para sellar el pase de forma matemática) y es el momento de echar el resto.

Aunque en Europa el Chelsea FC no pierde desde marzo de 2018 y nunca hasta la fecha ha caído en Mestalla.

El Valencia CF ya ha demostrado que no entiende de limitaciones en esta edición de la Champions y está convencido de volver a sumar tres puntos decisivos ante los ‘blues’.

Como sucedió en Stamford Bridge, el equipo llega a la cita después de una derrota (en aquella ocasión ante el FC Barcelona, ahora ante el Real Betis), pero ya ha demostrado la fortaleza de su espíritu competitivo en Europa.

Más todavía si cabe, si la afición valencianista entra en la ecuación. El valencianismo fue decisivo para obrar la remontada ante el LOSC Lille en la anterior jornada.

Este miércoles, todos juntos, tenemos otra cita decisiva en Mestalla. ¡A por el billete para los octavos de final!