El Dnipro y el fútbol qatarí se interesan por Banega

Ever Banega está convocado junto al resto de sus compañeros para arrancar la pretemporada el próximo lunes 7 de julio. El centrocampista rosarino, tras pasar seis meses en su país jugando cedido en Newell’s Old Boys y tras haberse llevado la mayor decepción de su vida al quedarse fuera del Mundial de Brasil 2014, debería aparecer por la Ciudad Deportiva de Paterna al tener todavía contrato con el club valencianista, aunque la dirección deportiva no cuenta con él.

Banega renovó en enero de 2012 por dos temporada más, hasta el 30 de junio de 2015, fijando su cláusula de rescisión en treinta millones de euros. Durante un tiempo, su rendimiento le hizo fundamental en el centro del campo y varios equipos importantes preguntaron por él, aunque poco después volvió a caer en una etapa de juego irregular que primero le arrebató la titularidad -en beneficio de Dani Parejo– y, posteriormente, le hizo pedir marcharse tras conocer que Pizzi no contaba con él.

Tras su paso por Rosario, Ever baraja varias propuestas para cambiar de aires y ni siquiera pisar Valencia este verano. Los tiempos, eso sí, hacen difícil que el argentino pueda librarse de regresar a la capital del Turia, al menos durante unos días. Según TyC Sports, Banega ya conoce el interés de el Dnipro ucraniano y de un club que milita en la liga de Qatar por ficharle. Ambas escuadras estarían dispuestas a pagarle al Valencia la cantidad que pide por el argentino, muy inferior a la cláusula de rescisión.

Para Rufete y la dirección deportiva, la situación de Banega es muy diferente a la de futbolistas intocables como Juan Bernat o Jeremy Mathieu, de actualidad estos días ante el insistente interés del FC Barcelona. En estos casos, el Valencia se remite a la cláusula. En lo que respecta a Banega, la salida del jugador podría producirse por una cifra inferior a los diez millones de euros, dado que el club no cuenta con él, el jugador ya ha comunicado a su entorno que su etapa en el club ha terminado y a que dentro de seis meses, el jugador podría firmar por otro equipo sin que la entidad blanquinegra perciba ni un euro.

Foto: Lázaro de la Peña / VCF