Bankia no acepta las exigencias de Salvo y el proceso se retrasa

“Como no haya acuerdo pronto, nos vamos hasta Pascua”. La reflexión en voz alta de uno de los patronos de la Fundación VCF ilustra a las claras la situación de bloqueo total existente a esta hora en el proceso de venta del Valencia CF. Unas negociaciones que pierden fuelle tras sucesivos “arreones” en los que las conversaciones parecen coger velocidad. El último ejemplo, el vivido la semana pasada.

Aurelio Martínez compareció ante los medios el 12 de febrero para anunciar el nuevo acuerdo que todas las partes habían alcanzado tras una tensa reunión del Patronato de la Fundación VCF. Horas después, Amadeo Salvo refrendaba públicamente en rueda de prensa dicho compromiso. La palabra “consenso” fue la más repetida. Sobre la mesa, el segundo borrador del proceso propuesto por el Valencia y Fundación para la recepción de propuestas vinculantes. Fechas tentativas: 24 de febrero o, en su defecto, 3 de marzo. El presidente puso el documento a disposición de los accionistas a través de la Oficina de Atención al Valencianista.

Martínez hizo referencia a dos o tres “detalles” que faltaban por pulir. El pasado lunes 17 de febrero por la tarde se llevó a cabo una nueva reunión en la que estuvieron presentes representantes de club y Fundación en la pretendida comisión gestora, así como el propio Salvo y Martínez. Allí pulieron y concretaron definitivamente el documento remitido horas después a Bankia y ya firmado por Fundación VCF y Valencia CF respecto a las bases del proceso para la recepción de ofertas vinculantes.

BANKIA NO ESTÁ DE ACUERDO CON LAS NUEVAS CONDICIONES

Un documento que ha reposado un par de días en manos de Bankia mientras la entidad valoraba y analizaba -con el director de Riesgo, Juan Carlos Estepa, como hombre fuerte del banco- la propuesta remitida por las otras partes. La semana pasada Bankia vio con buenos ojos desde la distancia el consenso alcanzado a grandes rasgos tras la reunión del Patronato del día 12.

Sin embargo, el banco no ha aceptado las nuevas exigencias incluidas posteriormente. En ellas, la figura de Salvo y el club cobraban un mayor peso y capacidad de maniobra en la toma de decisiones y a la hora de poder descartar ofertas. Del mismo modo, el presidente insiste en su intención de conocer los nombres de los ofertantes.

Así, la situación se mantiene bloqueada y los días caen sin remisión. Las fechas iniciales -24 de febrero o 3 de marzo- ya no son contempladas por ninguna de las partes, que apuestan por una o dos semanas más de margen para poder alcanzar de una vez un consenso, abrir el plazo para la recepción de ofertas vinculantes y dar unos días a los interesados para que presenten sus propuestas. Curiosamente, el 21 de marzo tendrá lugar en el Palacio de Congresos de Valencia la junta general de accionistas de Bankia.

LA GENERALITAT, PREPARADA PARA ACTUAR

Mientras tanto, el Consell observa desde la barrera la incapacidad de alcanzar un acuerdo y comienza a mover sus piezasla renovación de patronos institucionales es un buen ejemplo– ante la posibilidad de que deban ser las autoridades las que encaucen el proceso. Ninguna intervención de la Generalitat está descartada a fecha de hoy.

El portavoz del Consell, José Císcar, no quiso entrar a valorar este extremo durante su comparecencia del viernes pero sí que mandó un mensaje claro a Amadeo Salvo“Pensamos que el presidente del Valencia debe ser de los primeros interesados en que se solucione cuanto antes”, indicó.