150 años del Trinquet de Pelayo

La Catedral de l’escala i corda de la Pilota Valenciana

El conocido como “Trinquet de Pelayo” cumple 150 años. Es el recinto deportivo más antiguo de España. El jueves 20 de Agosto de 1968, se inauguraba en el centro del Cap i Casal el Tinquet de Pelayo.

Muy pronto se convirtió en referente del deporte más popular entre los valencianos, la Pilota Valenciana. En la capital del Túria aparecerían decenas de trinquets, pero éste fue La Catedral de la Pilota, a nivel de la Ciudad y de toda la Comunitat. Ningún pilotari que se precie era figura sin haber jugado sobre sus losas una partida en Pelayo.

Historia Viva de Valencia

Con el paso de los años los trinquets de la Ciudad fueron desapareciendo, pero Pelayo siempre sobrevivió a todo. Vivió horas más altas y más bajas, pero siempre reinó como el coliseo de la Pilota. En el año 1976 tuvo una reforma de calado, pasó a ser un espacio cubierto, con luz artificial, marcadores electrónicos. también las gradas se acomodaron, eran nuevos tiempos para el Trinquet de Pelayo.

En los últimos años, las nuevas normativas de recintos deportivos y el declive debido a la dejadez de sus propietarios llevaron a horas bajas al tinquet de Pelayo. Entonces el objetivo de los aficionados y de gran parte de la sociedad fue otro, salvar Pelayo para la historia.

La idea era recuperar la “Catedral” de l’Escala i Corda, como espacio emblemático del Cap i Casal, fomentar el deporte de la Pilota y trabajar por el futuro. esta joya no podía perderse. Y se hizo la luz,  José Luis López, el gran mecenas del deporte autóctono, decidió adquirir el trinquet.

Una nueva experiencia gastronómica y cultural da vida al trinquet

El Trinquet de Pelayo reabrió sus puertas el pasado 7 de octubre de 2017 convirtiéndose en Pelayo Gastro Trinquet con un nuevo proyecto deportivo, gastronómico y cultural con el fin de revitalizar la pilota valenciana y aumentar la historia y oferta del antiguo Trinquet.

Ahora se cumplen 150 años de partidas, una efemérides que las Instituciones han olvidado, un gran aniversario de una joya para los valencianos que no ha de pasar desapercibida. Brindemos por otros 150 años más de historia de Pelayo como mínimo.