Cullera pide a la ciudadanía que escalone sus visitas al cementerio municipal con motivo de la festividad de los difuntos que se celebra este próximo 1 de noviembre.

Pese al levantamiento de las restricciones, el alcalde, Jordi Mayor, ha recordado que «todavía estamos en pandemia». Por lo que asegura que es preciso evitar aglomeraciones. Así, ha emplazado a los visitantes a que eviten masificaciones el día de la festividad además de señalar la necesidad del uso de la mascarilla en caso de que no se pueda respetar la distancia social. También incita aseguir los caminos de acceso y salida que están marcados en todo el recinto.

«Es momento para seguir siendo prudentes», ha recalcado la máxima autoridad municipal durante su visita esta mañana a la necrópolis cullerense. Pero «también en este momento de emociones en el que nos reencontramos con nuestros seres queridos».

Mayor ha estado acompañado por el concejal del Cementerio, Salvador  Tortajada, quien ha recordado que durante sábado, domingo y lunes habrá un servicio gratuito de autobús que conectará desde el Faro y la plaza Mongrell la ciudad con el cementerio para facilitar el acceso a las personas que deseen acercarse para visitar a sus allegados.

Asimismo, Tortajada ha detallado las mejoras en el recinto así como la inversión en la construcción de 56 nichos dobles, 16 sencillos y 132 columnarios para garantizar espacio funerario suficiente. Desde el jueves 28 de octubre hasta el lunes 1 de noviembre el cementerio municipal estará abierto desde las 9 de la mañana hasta las 19 horas de forma ininterrumpida.