El parque arqueológico de Sagunt estará listo en seis meses

Visita a las obras del futuro parqueVisita a las obras del futuro parque
Las obras que convertirán el “Solar de las calles Huertos esquina con las calles Ordóñez y Remei” en un parque arqueológico se desarrollarán en seis meses del parque según lo previsto en el proyecto técnico. El delegado de Patrimonio y Contratación, Pepe Gil, ha visitado la zona acompañado de técnicos municipales y de la empresa adjudicataria, Construcciones Plaza Hermanos Becker 2011 Valencia S.L.
Recientemente, se han colocado andamios en dos tramos de las medianeras y ya están replanteados la mayor parte de los muros de la plaza. También se ha excavado una parte importante de la cloaca romana, que recorre el solar en dirección SO-NE hacia la esquina de la calle Huertos con Ordoñez y se plantea su incorporación a la plaza para su correcta musealización. Está previsto que las actuaciones estén finalizadas este verano, puesto que el plazo de ejecución de las obras es de aproximadamente seis meses.
El proyecto del solar, redactado por el estudio arquitectónico Torres Alegría, parte de la importancia de los restos situados en el solar y de la necesidad de su puesta en valor para generar un espacio público y una zona verde. El proyecto inicial del parque se ha adaptado teniendo en cuenta las sugerencias que partieron de los ciudadanos, recogidas en los diferentes procesos participativos desarrollados, y tras la intervención arqueológica, así como el hallazgo de los restos. En este último caso, se han hecho modificaciones sobre todo en la parte de las calles Ordóñez y Remei. Los objetivos son: la visualización de los restos arqueológicos, la implicación de la ciudadanía en la conservación del patrimonio, el desarrollo de un producto turístico cultural de calidad y la consecución de un espacio de utilidad pública, entre otros. Este espacio quedará integrado en el recorrido para la visita del patrimonio histórico, artístico y arqueológico de la localidad, contemplado en el Plan Director.
Concretamente, la superficie total de actuación es de 1608.44 metros cuadrados. La nueva plaza será accesible desde las tres calles y se alcanzará la cota de 2’50 metros en la que se encuentran los restos a través de escaleras, rampas y otros elementos que posibiliten el paso a personas con discapacidad, según la normativa vigente, puesto que es prioritario garantizar la accesibilidad. La zona verde estará formada por vegetación típica de la época romana y arbolado autóctono que ofrecerá sombra. Una de las novedades es que el tratamiento de dos de las medianeras de los edificios colindantes se realizará mediante jardines verticales con diversas especies que se plantarán y crecerán en una estructura. La medianera restante se consolidará y pondrá en valor para que puedan observarse los restos que se conservan. Además, está previsto que haya una zona dedicada al esparcimiento y el ocio infantil. Con el proyecto del parque, se pretende que los vestigios arqueológicos sean observados desde cualquier punto de la plaza, incluso desde la cota 0, es decir, sin necesidad de bajar a ver los restos a la cota -2’50 metros. Por ello, se pretende que la acera sea ancha para colocar balconadas y bancos, así como otros elementos protectores como barandillas y también papeleras. De esta forma, se configura un recorrido que  permite la observación y el estudio de los restos.