Carlos Mundina denuncia el abandono de la Alquería del Tenis dos décadas después de adquirir su propiedad el Ayuntamiento

El Gobierno municipal continúa sin rehabilitar la alquería de la Calle Asturias, a espaldas del Sporting Club de Tenis, privando a los vecinos de Penya-Roja y Camí Fondo de una nueva dotación pública para esta zona de la ciudad

El Concejal Carlos Mundina presentó una moción a la Comisión de Desarrollo Urbano del pasado mes de marzo reclamando la rehabilitación del edificio, la definición de su futuro uso y su adecuación como equipamiento público

El concejal del Grupo Municipal Popular Carlos Mundina ha denunciado el estado de ruina en el que se encuentra la alquería de la Calle Asturias, popularmente conocida como la “Alquería del Tenis”.

Mundina ha reclamado al equi-po de gobierno que ejecute de una vez la rehabilitación del edificio, adecuándolo al uso dotacional que se determine consensuadamente con las principales asociaciones de vecinos de Penya-Roja y Camí Fondo, a la vista del avanzado estado de deterioro del inmueble y de las carencias dotacionales de ambos barrios.

  • “Una acción con la que se pretende recuperar este edificio parte de nuestro patrimonio arquitectónico catalogado, al tiempo que se dota a esta zona de la ciudad de nuevos servicios públicos para uso y disfrute de todos sus vecinos”, ha explicado Mundina.

Como recuerda el Concejal Carlos Mundina, en el año 2003 el Ayuntamiento de Valencia adquirió la propiedad de la alquería tras firmar un convenio de colaboración con la Sociedad Sporting Patrimonial SA, con la finalidad de acondicionarla como equipamiento público tan pronto como finalizasen las obras del nuevo centro social del club de tenis, situado en la actualidad en un moderno edificio acristalado en el lado opuesto de la parcela, en la Avenida Baleares.

“Diez años después de que culminasen las citadas obras, la Alquería del Tenis se encuentra por desgracia en una situación de completo abandono y, sobre todo, sin servir al destino para el que fue cedida, estando todas sus puertas y ventanas tapiadas como medida preventiva ante eventuales robos y ocupaciones ilegales”, ha denunciado Mundina.

A la luz de lo anterior, los populares presentaron una iniciativa a la Comisión de Desarrollo Urbano del pasado mes de marzo instando al Gobierno municipal a emprender, a la mayor brevedad posible, la rehabilitación de la alquería de la Calle Asturias; a definir su futuro uso dotacional, en atención a las necesidades de los vecinos de Penya-Roja y Camí Fondo; así como a acondicionar el inmueble, tan pronto finalice su rehabilitación, conforme a su nuevo destino como equipamiento público.

Como señala Mundina, según el artículo 46 de nuestra Carta Magna, es obligación de los poderes públicos “garantizar la conservación y promover el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad”.

Bien de Relevancia Local

En su iniciativa, los populares solicitaban igualmente la incorporación de la Alquería del Tenis al Catálogo Estructural de Bienes y Espacios Protegidos de Naturaleza Rural de Valencia como Bien de Relevancia Local (BRL), con la categoría de Espacio Etnológico de Interés Local, una propuesta está última aprobada por unanimidad.

  • “En la actualidad, la Alquería del Tenis cuenta únicamente con un nivel 2 de protección, a diferencia del resto de alquerías del término municipal de Valencia, en su mayoría catalogadas como Bien de Relevancia Local.

Es el caso de las Alquerías Albors, Canet, Falcó, Ponsa, del Rey, dels Frares o de la Torre. Otras como las Alquerías Julià y dels Moros, en los barrios de Nou Moles y Benicalap, respectivamente, gozan incluso de protección como Bien de Interés Cultural”, ha explicado Carlos Mundina.

“Junto con las barracas, las alquerías constituyen unas de las muestras más representativas de nuestra arquitectura rural, siendo parte inseparable del imaginario colectivo de todos los valencianos y dando forma a un paisaje de gran valor cultural, económico y medioambiental como es la huerta de Valencia”, ha apuntado el edil popular.

En el caso de la alquería municipal de la Calle Asturias, su construcción se remonta, a falta de más datos sobre su antigüedad y según averiguaciones realizadas por el Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, al menos al año 1860, fecha en la que está precisamente datado el azulejo de Seguros Mutuos contra Incendios de Edificios de Valencia que luce en la fachada del edificio.