La AN juzga hoy a la joven valenciana por sus chistes sobre asesinatos de ETA en Twitter

Audiencia NacionalAudiencia Nacional

La AN juzga hoy a la joven valenciana por sus chistes sobre asesinatos de ETA en Twitter. La Audiencia Nacional juzgará hoy a una joven de Valencia María L.S. por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas que habría cometido al difundir en la red social Twitter chistes “vejatorios” sobre Irene Villa, el concejal del Partido Popular en Ermua Miguel Ángel Blanco y el almirante Luis Carrero Blanco, víctimas de actos terroristas perpetuados por la banda terrorista ETA.

La Fiscalía pide que la joven, de 24 años, sea condenada a dos años de cárcel y a una pena de ocho años de inhabilitación absoluta por “denigrar la memoria” del edil ‘popular’, que fue asesinado el 13 de julio de 1997 tras permanecer 48 horas secuestrado, “insultar” a Irene Villa y ensalzar las actividades de los miembros de la organización terrorista ETA.

María Lluch, que utiliza en Twitter el seudónimo de ‘Madame Guillotine’, está acusada de mofarse del atentado contra Carrero Blanco, que se produjo el 20 de diciembre de 1973 en Madrid, con comentarios como: “Voló voló Carrero voló y hasta las nubes llegó. Ay Carrero el primer astronauta español”.

En su escrito provisional de acusación, el fiscal Pedro Martínez Torrijos señala que la procesada colgó una imagen de una pared de su facultad en la que podía leerse “Maderos a la guillotina, ETA mátalos” con la etiqueta ‘ACAB’, acrónimo de la frase inglesa ‘All cops are bastards’ (Todos los policías son unos bastardos).

‘Madame guillotine’, a la que 790 ‘followers’ seguían su cuenta @melodalger, escribió entre noviembre de 2012 y agosto de 2014 chistes vejatorios y humillantes sobre Irene Villa y su familia, contestó con una “carcajada” a las burlas de otros usuarios sobre Miguel Ángel Blanco y difundió varias proclamas a favor de la actividad armada de ETA. “Viva ETA militar. La lucha es el  único camino”, fueron otros de sus comentarios.

El juicio debía celebrarse el pasado miércoles pero la vista se retrasó porque la defensa de la acusada no podía acudir a la sesión señalada, según informaron fuentes jurídicas.