El Gobierno de Ribó manipula datos y anuncia un descenso de 100 millones en la deuda municipal

Joan Ribó, alcalde del Ayuntamiento de ValenciaJoan Ribó, alcalde del Ayuntamiento de Valencia

El Gobierno de Ribó manipula datos y anuncia un descenso de 100 millones en la deuda municipal. El Ayuntamiento de Valencia ha cerrado los presupuestos de 2015 con un superávit de 61 millones de euros, según ha informado el concejal de Hacienda del Gobierno de Ribó, Ramón Vilar, quien ha detallado los puntos principales de la liquidación de los presupuestos municipales de 2015, que se aprobará en el último pleno del trimestre. Unos datos que fuentes de la oposición califican como “manipulados”, ya que, advierten, “Ribó no ha hecho más que pasarle el muerto al siguiente, a través de dudosos movimientos con las cuentas municipales”.

Al cierre del ejercicio, los ingresos reales han alcanzado los 1.063 millones de euros, con un superávit presupuestario de 61 millones, lo que, según fuentes del Gobierno de Ribó,  deja los presupuestos de 2016 “en vigor absoluto, ya que en caso de déficit tendría que haberse producido un ajuste”.

Ramón Vilar ha señalado que la deuda viva actual del Ayuntamiento asciende a 721 millones de euros frente a los 810 con que se cerró 2014. Al cerrar el primer trimestre de 2016 la deuda se quedará en 714 millones, lo que, según el edil, “permite avanzar en una previsión prudente de que la deuda quedará a final de año en 700 millones, aunque los cálculos más optimistas permiten establecer esa deuda en 650 millones de euros”.

Asimismo, el remanente de tesorería alcanza los 20 millones, cuando el remanente de la liquidación de 2014 se quedó en 10 millones de euros. El concejal responsable de Hacienda ha destacado, además, que la demora en el pago a proveedores se encuentra actualmente en 25 días, “todo un hito”, ya que “anteriormente no bajaba de 37 días y ha supuesto un notable ahorro en intereses de demora”.

Con el sistema de seguimiento de facturas electrónicas se ha conseguido que desde que llega la factura hasta que se envía el pago, puede hacerse efectiva en cinco días”.

Ramón Vilar también ha informado acerca de la segunda modificación de crédito que contempla los sieste millones de euros de los presupuestos para proyectos participativos y algo menos de tres millones para completar las dotaciones de las delegaciones para diversas actividades.

Entre ellas, se encuentran la colaboración con la asociación Amicale de Mathaussen, el Festival Organic Food y la asistencia externa para la inspección del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) y del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).

El responsable de Hacienda ha destacado que la reducción en el pago de intereses ha liberado cerca de dos millones de euros para financiar esta modificación de crédito y ha subrayado que la inspección del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) continuará realizándose exclusivamente a cargo de técnicos municipales.