Oltra apuesta por dar a las mujeres protagonismo “en los libros” y por divulgar “sus obras y sus nombres” como forma de hacerlas visibles

Compromís se muestra satisfecho por el avance de la investigación sobre la financiación ilegal del PP de València

– La vicepresidenta lamenta que muchas mujeres han sido borradas de la Historia, “mujeres cuya aportación es fundamental para nuestra cultura”

– Oltra ha intervenido en la inauguración del ciclo de conferencias ‘Dones i Literatura’, organizado por la Universitat de València y la Acadèmia Valenciana de la Llengua, con la conferencia ‘Del silenci a la paraula’

(11/01/2017) La vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha expresado el compromiso del Gobierno valenciano con las políticas de igualdad y de visibilidad de las mujeres, lo que pasa por incorporarlas y darles protagonismo “en los libros”, y por trabajar para lograr “que tengan el peso que les corresponde en los estudios, por divulgar sus obras y sus nombres”.

Oltra ha inaugurado el ciclo de conferencias ‘Dones i Literatura’, organizado por la Universitat de València y la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), con la conferencia ‘Del silenci a la paraula’, en la que ha hecho un recorrido por algunos de los nombres femeninos de la literatura valenciana y ha reivindicado la necesidad de iniciativas como ésta “que otorgan visibilidad a las mujeres silenciadas a lo largo de la historia”.

En su intervención, la vicepresidenta ha lamentado que muchas mujeres han sido borradas de la Historia, “mujeres cuya aportación es fundamental para nuestra cultura, pero que no han sobrevivido en la memoria escrita” y ha apostado por “reintroducir, cambiar la perspectiva desde la que construimos y conocemos nuestro pasado para poder tener un futuro”.

Por ello, Mónica Oltra ha apostado por “pasar del silencio a la palabra”, porque, a su juicio, “necesitamos dar espacio y alas para que el lenguaje no sea un opresor social sino un impulsor que trabajo por la igualdad de las personas, por romper dominaciones tan antiguas, que parecería que las llevamos al ADN, pero que no es así”.

Asimismo, la vicepresidenta ha explicado que, a lo largo de los siglos, “las mujeres hemos levantado la voz, hemos dejado nuestra historia y nuestra memoria, aunque siempre se ha intentado silenciar”. No obstante, ha subrayado, “afortunadamente, cada día hay más trabajos que aportan luz a esta oscuridad y que nos van a permitir conocer mejor esas palabras silenciadas”.

Al respecto, ha citado el trabajo de María Lacueva y Lorenz, “Ellas toman la palabra”, que según ha explicado, “recupera escritoras valencianas de posguerra como Maria Ibars, Carmelina Sánchez-Cutillas o Maria Beneyto, entre otros”.

Se trata, ha subrayado Oltra, de una investigación que parte de la hipótesis que afirma que “la invisibilidad casi total de las escritoras en las comarcas valencianas durante el franquismo no es consecuencia de la ausencia de autoras o de obras, sino que está relacionada con la minorización cuantitativa y cualitativa a que se ha sometido tanto la figura como el quehacer literario de aquellas mujeres”.

En ese sentido, la vicepresidenta ha lamentado que las mujeres “aún sufrimos un desequilibrio entre el porcentaje que somos y el lugar que ocupamos en la esfera pública. Aún los premios son la mayoría para hombres y no solos los literarios, aún los jurados están compuestos por más hombres que mujeres, aún la literatura femenina ocupa un lugar poco relevante frente a la escrita por hombres”.

Las escritoras y las mujeres relevantes en la literatura valenciana, ha indicado Mónica Oltra, “van poco a poco, construyendo un relato, para poner en el lugar que les corresponde a todas las luchadoras que a través de la literatura nos llegan al presente”.

Un presente que según ha reconocido, “afortunadamente cuenta con muchas y reconocidas escritoras, aunque no suficiente”.

Sin embargo, ha reiterado que hay muchas más mujeres como ellas que merecen ser conocidas, que merecen formar parte del conocimiento colectivo y estar presentes en nuestra cultura, “mujeres sin las que no seríamos lo que somos. Vidas y obras, palabras imprescindibles para que sigamos haciendo grande el camino que nos han abierto”.

Finalmente, ha hecho hincapié en que, más allá de las cuestiones de género, “el lenguaje hace posible la inclusión” y que, precisamente con el lenguaje, “es como transformamos el mundo, desde la reflexión sobre el mundo que vivimos, las propias vivencias y la empatía con los otros, con las otras, poniéndonos en la piel de las voces silenciadas, de las que no forman parte de estereotipos hegemónicos que falsean la realidad”.