100 mujeres, 100 cabezas blancas, 100 vendas moradas

noticia100 mujeres, 100 cabezas blancas, 100 vendas moradas. Juan Flores, Escultor.

100 mujeres, 100 cabezas blancas, 100 vendas moradas y es que mañana jueves 24 de junio estaremos a las 19.00 horas en punto, en la plaza de la Virgen. En una acción colectiva, en la que 100 mujeres hemos dejado nuestra impronta, en esas cabezas blancas para decir o preguntar ¿por qué seguimos sin estar, porque no hay ninguna mujer que en las elecciones del día 26 de junio vaya a optar a ser presidenta del gobierno de España?.

No habrá manifiesto, no habrá palabras, porque estamos hartas de los discursos políticos vacíos. No queremos seguir fomentado la ambigüedad, el hueco discurso político, los actos tibios que no contribuyen a nada.

Esta acción tenía un objetivo claro, seamos 100 mujeres, y mostrémonos. Y en la plaza habrá 100 cabezas de mujer, con una venda morada en los ojos como símbolo de nuestra invisibilización.

Vamos a mostrar esa parte de nuestro cuerpo donde está el intelecto, los pensamientos, la reflexión, la vida en cada uno de nuestros surcos en la piel, y vamos a ser contundentes, visibles, potentes, conscientes, insumisas.

Esta es una acción artística, poética, pacifica, con una contundencia visual inapelable. No cabe otra negociación, estamos.

Cada una de nosotras hemos dejado los rasgos físicos y con ellos muchas emociones durante el proceso, hemos llorado, reído, compartido y hasta amado. Hemos dejado en esas cabezas blancas una fuerza que no se va a borrar fácilmente, porque se ha quedado dentro, porque hemos llegado a sublimar en muchos momentos. Eso no se borra. No somos las mismas, estamos y ya no nos quitan, es nuestro momento y vamos a tomarlo con contundencia.

Queremos que esta acción no sea leída únicamente en la superficie, queremos que miréis los rasgos y las improntas en las cabezas, que descubráis la fuerza de cada una de ellas, lo que transmiten, lo que estamos compartiendo en la acción, lo que decimos sin palabras, la suma de tantas pasiones dejadas allí, pero interiorizadas en cada una de las 100 mujeres que como símbolo y como representación de muchas más nos mostraremos.

No más discursos vacíos, no más intervenciones huecas, no más silencio, no mas invisibilización, dolor, muerte, no más minutos de silencio, nunca más serviles, nunca más utilizadas, nunca más violadas, nunca más amordazadas.

Y sí, hemos llegado hasta aquí porqué surgió la idea del colectivo Mujeres y Punto, que se apoyó en el trabajo del escultor Juan Flores. Pero sin la colaboración e intervención de todo lo que ha ido pasando en el proceso hubiera sido imposible, y el proceso ha sido de mujeres anónimas que lo han hecho posible.

El protagonismo en la acción es para todas las mujeres luchadoras de la historia. Por ellas, por nosotras y por todas las que vendrán después. 100 mujeres, 100 cabezas blancas, 100 vendas moradas.

Valencia, junio, dos días antes de las elecciones del 26, donde solo optan hombres a presidir el país.

Texto por: Rocío Parrilla Ferrando, en representación del colectivo Mujeres y Punto.