Los grandes hitos de la moda en 2015

Raf-SimonsEl diseñador de moda Raf Simons, ex director creativo de Dior.

Con la mirada ya puesta en el nuevo año, recordamos con nostalgia los grandes hitos de la moda en 2015, un año que pasará a la historia por los importantes cambios que han tenido lugar dentro de la industria. 365 días de bienvenidas y despedidas, de miradas al pasado que han reinventado lo que una vez fue tendencia y de acontecimientos insólitos que han demostrado el elevado grado de influencia que ejerce el sector en nuestra sociedad.

Si hay algo que ha acaparado los temas de conversación durante los últimos doce meses ha sido, sin lugar a dudas, el “juego de tronos” que se ha vivido en las grandes casas de moda. La salida de Raf Simons de Dior, motivada por el ritmo trepidante que exige la industria, pilló por sorpresa a los más entendidos. Tan sólo una semana después, fue el carismático Alber Elbaz quien decidió despedirse de Lanvin, tras catorce años como directivo creativo. Ralph Lauren cedió su puesto como director general a Stefan Larsson, el que fuera presidente global de la cadena de bajo precio de Gap, después de 50 años al frente. Y la también estadounidense Donna Karan abandonó su firma homónima para dedicarse a otra de sus marcas: Urban Zen. Otro célebre diseñador al que tuvimos que decir adiós (esta vez, definitivamente) fue Pedro del Hierro, que falleció a los 66 años tras doce años retirado de la moda.

A pesar de que ni Dior ni Lanvin han encontrado aún nuevo director creativo, la ola de despedidas, a la que hay que sumar la marcha de Alexander Wang de Balenciaga, ha propiciado la incorporación de jóvenes talentos, poco conocidos para el gran público, pero con una visión más fresca. Demna Gvasalia –diseñador de la marca Vêtements– se incorporó a la histórica firma española como sustituto de Wang, Alessandro Michele reemplazó a Frida Giannini en Gucci y Anthony Vaccarello fue elegido como director creativo de la línea joven de Versace después de crear una colección cápsula para la compañía italiana.

Gisele Bündchen, modelo mejor pagada del mundo (44 millones de dólares al año) por delante de Adriana Lima y Cara Delevingne (9 millones), ha protagonizado una de las salidas más sonadas de 2015, tras retirarse a los 43 años después de más de dos décadas de trabajo. No obstante, fue la alemana Anna Ewers quien se coronó (según los expertos) como mejor modelo del año por la web Models.com, desbancando a otras candidatas como Gigi Hadid y Kendall Jenner, que sí fueron reconocidas por el público.

Y es que el reinado de los blogs tradicionales de streetstyle parece haber llegado a su fin. Ahora son las cuentas de Instagram las verdaderas plataformas para el éxito y sus jóvenes creadoras se han convertido en auténticos ejemplos de belleza y estilo, como ha ocurrido con Gigi, Kendall y su hermana pequeña Kylie. Pero, sus medidas perfectas no han sido las únicas envidiadas en la red social. Los actuales cánones de belleza, que defienden un cuerpo tonificado y saludable, han provocado la aparición de influencers que predican un modo de vida basado en el deporte diario y en una dieta controlada. Nuevos rostros convertidos en iconos, como Caitlyn Jenner, que ocupó la portada de Vanity Fair tras su reasignación de género o la (ahora) codiciada modelo Hari Nef.

Habrá que esperar un poco para saber si los renacidos pantalones de campana se asentarán por fin en nuestro armario. O si una nueva marca desbancará a Adidas como líder del streetstyle, como esta hizo con Nike. O si la locura que despierta la moda rápida (recordemos el furor desmedido por la apertura de la ‘macrotienda’ de Primark en la Gran Vía madrileña y por el lanzamiento de la colección de Balmain para H&M) se transformará en un acercamiento hacia esa nueva moda sostenible y de calidad. El tiempo lo dirá.

Artículo colaboración de Cris Pastor