El festival de cine de mierda tira de la cadena

El festival de Cine Internacional de Mierda de Sueca (CIM-Sueca) ha bajado el telón con gran éxito. El certamen ha tocado techo con récord de proyecciones, participantes, invitados y público asistente, según ha informado la organización en un comunicado.

Durante diez días, del 25 de septiembre al 5 de octubre, Sueca se ha convertido en epicentro del cine de bajo presupuesto, independiente o no comercial. El festival de Cine Internacional de Mierda de Sueca ha proyectado un total de 100 audiovisuales, 21 largometrajes y 79 cortometrajes.

Esto convierte en uno de los festivales con “más extensa programación” dedicado a este tipo de cine. Este año se había registrado un “récord” de participación, con casi 900 trabajos presentados. Respecto al público, la organización estima en casi un millar de personas la asistencia total a las proyecciones.

Todos ellos han disfrutado –y a veces también sufrido– con las películas, participando e interactuando activamente con sus aplausos, gritos y comentarios.

El domingo 5 de octubre concluyó el festival con el acto de entrega de premios, configurándose así el extenso palmarés del CIM-Sueca 2014. Este año el premio S.H.I.T. de largometrajes dotado con 500 eyris se ha repartido ex aequo entre la producción vasca de zombies Joxean’s Hil eBEN de Beñat Iturrioz y Xabier Padin y la película de ciencia ficción y aventura medieval Omnia de Günther Brandl, Helmut Brandl y Monika Brandl.

El premio S.H.I.T. de cortometrajes, dotado con otros 500 euros, ha ido a parar a MeTube, la videocreación del alemán Daniel Moshel. por su parte, el premio R.O.Ï.N., de 250 euros, otorgado a la pieza de espíritu más indómito, ha recaído en el cortometraje escatológico-festivo ‘El gabinete del doctor pústula Aborto negro’ de los aragoneses Chabier Lapesa y Pablo Lázaro.

El premio FLASH, dotado con 250 euros y otorgado al mejor cortometraje de menos de tres minutos, ha sido para la pieza de animación ‘Zombies4kids’, del portugués Pedro Santasmarinas. Finalmente, el largometraje ‘Qué pelo más guay’, de Borja Echevarria, se ha hecho con el galardón del público dotado con 250 euros.

El jurado y la organización han querido otorgar cuatro menciones especiales sin premios en metálico. De esta forma la Mención Especial para la mejor animación ha sido para ‘Nuestra arma se nuestra lengua’ de Cristian Cartier Ballve, la Mención a los mejores efectos especiales y mejores escenas de acción para ‘Casino Poyale’ del inefable Jorge Jarel Sanjurjo.

La Mención a la mejor webserie ha sido para ‘Cosas de Cosa’ de J. Frames Bond y la Mención a la parida más gorda para ‘Damm Volvoxes’ de Arthur Omarov.

INVITADOS

Este año el CIM-Sueca ha contado con una numerosa presencia de invitados. Destacaban los alemanes Frank W. Montag y Mike Zick, director y actor del largometraje ‘Cannibal Diner’, que hicieron las delicias del público con una sesión de firma de autógrafos y photocall.

El otro invitado internacional fue Arthur Omarov, el director del cortometraje ‘Damn Volvoxes’, que llegó desde Osetia (Rusia). También se ha contado con la presencia de los valencianos Simón Fariza de ‘La Nouvelle Vague si que molaba’ y J. Frames Bond director de la webserie ‘Cosas de casa’, los vascos Eneko Artetxe y Borja Corrales de ‘Ris’ y Beñat Iturrioz y Xabier Padin de ‘Joxean’s hil eben’, el mallorquín Javier Pueyo, de ‘89% Chabier Lapesa’ y Pablo Lázaro de ‘Aborto Negro’ y Eloi Biosca de ‘Caralls Eixovirits’. Todos ellos han podido presentar sus trabajos al público y charlar con el resto de los asistentes.

El CIM-Sueca se afianza, en su tercera edición, en su objetivo de dar visibilidad e incentivar a aquellas creaciones que por su modesto presupuesto, medios técnicos o escasa distribución tienen muy difícil su proyección en los circuitos convencionales. El CIM aspira a dinamizar las iniciativas audiovisuales de la contracultura.