Dispositivo especial de los bomberos para la cremà

crema

El Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia pondrá en marcha este jueves, 19 de marzo, un dispositivo especial con motivo de la ‘Cremà‘ en el que está previsto que participen un total de 414 bomberos, entre efectivos profesionales y bomberos voluntarios, y 140 vehículos y que atenderá a cerca de 300 monumentos de toda la provincia.

Esta operación arrancará a las diez de esta noche de San José y concluirá a las seis de la mañana del día siguiente.

Los agentes que formarán este servicio especial contarán con 81 vehículos propios, entre coches y vehículos autobomba, 29 vehículos de la empresa pública Imelsa, perteneciente a la Diputación de Valencia, y 28 autobombas rurales de la Consellería de Gobernación de la Generalitat.

Estos efectivos estarán reforzados, como es habitual en esta fecha, con 14 bomberos que participarán en estas labores como invitados, procedentes de otras ciudades españolas como Alarcón, Granada, Sevilla, Zamora y Cazorla, y extranjeras como Freiwillige Feuerwerh (Alemania).

Además, entre los efectivos del servicio especial también se encuentran el personal ordinario que estará de guardia en los diversos parques de la provincia y que velarán por la seguridad de los ciudadanos en los diferentes incidentes que puedan surgir a parte de los relacionados con las fallas.

En este sentido, el diputado provincial Franciso Tarazona ha remarcado que entre los días 19 y 20 trabajarán “todos los efectivos” del Consorcio valenciano de Bomberos, entre los bomberos destinados al dispositivo especial y los efectivos de guardia y ha destacado que todos se han implicado al “cien por cien” para que todo salga a la “perfección”.

REVISIÓN DE MONUMENTOS DESDE LA ‘PLANTÀ’

Tras la ‘plantà’ de los monumentos, los efectivos del Consorcio han revisado todas las fallas de la provincia que presentan algún riesgo para determinar cuáles requerirán su presencia, trazar los recorridos que realizarán durante la noche de San José y proponer las medidas de prevención de incendios necesarias.

Durante los primeros días de marzo, el organismo provincial recopiló las fichas de evaluación de riesgo, rellenadas previamente por todas las comisiones de la provincia de Valencia para dar información al Consorcio para clasificar el riesgo de los monumentos en cinco niveles: muy bajo, bajo, medio, alto y muy alto.

ACTOS PIROTÉCNICOS

Además de la asistencia en la noche grande de las fallas, durante el mes de marzo el servicio de bomberos está reforzando sus intervenciones en los diferentes actos pirotécnicos que revisten peligro. En este sentido, desde el Consorcio de Bomberos han insistido que los actos pirotécnicos deben ser ejecutados por profesionales autorizados y estar debidamente delimitados.

Asimismo, han señalado que también es necesario prever vías de evacuación y acceso de vehículos de emergencia en las comisiones falleras por lo que han aconsejado avisar a los vecinos para que las viviendas más próximas retiren ropa y otros objetos inflamables de las terrazas, dejar los cristales entreabiertos y, en su caso, las persianas bajadas.

Por otra parte, desde la corporación provincial han advertido de que, dado que las previsiones meteorológicas de este año contemplan lluvias generalizadas en toda la provincia este jueves y, por tanto, la combustibilidad de los materiales será dificultosa, ha elaborado un serie de recomendaciones dirigidas a aquellas comisiones falleras, catalogadas de bajo riesgo, para poder ejecutar la ‘cremà’ sin ningún tipo de peligro.

MEZCLA CONCRETA DE GASOIL Y GASOLINA

Así pues, ha indicado que el acelerante a usar debe ser una mezcla de gasoil y gasolina (con un máximo del 25 por ciento de gasolina) y que los recipientes de transporte y almacenamiento de los mismos deben ser adecuados en tamaño y homologados.

Igualmente, sostienen que no es necesario empapar los materiales y figuras de la falla ya que los vapores de gasolina son más pesados que el aire y, por tanto, si se introduce acelerante en su interior, se concentrarán en las partes bajas y el monumento puede explotar.

Para ello, subrayan que se deben perforar y realizar aberturas en algunas zonas para el escape al exterior de estos vapores inflamables y que en las fallas infantiles no se introduzca acelerante en el interior porque la probabilidad de alcanzar concentraciones peligrosas es “mayor”.