Denuncian a la Conselleria por presencia de amianto en un colegio

Educación otorga 3.711 plazas definitivas el próximo curso de SecundariaEducación otorga 3.711 plazas definitivas el próximo curso de Secundaria

La Federació d’Ensenyament de CCOO ha denunciado a la Conselleria de Educación y al Ayuntamiento de Valencia ante la Fiscalía por un posible delito contra la salud pública y el medio ambiente en el CEIP López Rosat ante la presencia de amianto en el centro.

En un comunicado, el sindicato ha exigido a Educación que retire el amianto de todos los colegios que todavía lo tengan y ha apuntado que las vacaciones escolares “son un momento propicio para hacerlo”. En caso contrario, ha advertido de que “se puede producir un goteo de denuncias desde cada uno de los centros afectados”.

CCOO ha explicado que ante el “deplorable” estado de conservación de las placas de fibrocemento existentes en el gimnasio y en el patio del colegio López Rosat, y “ante la falta de actuación de las administraciones públicas competentes, a pesar de las denuncias de la FE CCOO PV y preocupación del AMPA” han tenido que recurrir a la Fiscalía “para que determine la posible responsabilidad penal de las administraciones ante un posible delito contra la salud pública y el medio ambiente”.

La FE ha recordado que ya en 2007 solicitó con carácter de urgencia a la Dirección Territorial de Educación de Valencia la elaboración de un plan de diagnóstico y catalogación de centros escolares para detectar la presencia de materiales constructivos que pudiesen contener amianto, por el grave riesgo para la salud y medio ambiente que conlleva la exposición a las fibras minerales de este material.

Ese mismo año, continúan las mismas fuentes, “les exigimos la puesta en marcha de un plan de actuación urgente para que procediese a la retirada de los materiales constructivos, detectados en los centros educativos públicos, que contuviesen fibras de amianto: pérgolas, tejados, cubiertas, aislamientos y revestimientos”.

No obstante, “después de siete años sin que la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte, ni el Ayuntamiento de Valencia haya adoptado ninguna medida para proceder a identificar y retirar este material de todos los centros educativos públicos, hemos tomado la decisión de presentar hoy una denuncia ante la Fiscalía”.

La denuncia es por un posible delito contra la salud pública o el medio ambiente de los responsables de ambas administraciones, por permitir que el inadecuado mantenimiento preventivo de las placas de fibrocemento, que llevan en uso más de 40 años, se encuentren en tal estado de conservación que sea científicamente demostrable que han superado su vida útil y, por tanto, “se han convertido en un potencial emisor de fibras de amianto al ambiente”.

Estas partículas cancerígenas, debido a su microscópico tamaño,  quedan en suspensión y pueden ser inhaladas por el personal, alumnado o cualquier persona que se localice en las proximidades del colegio.