ACAIP denuncia la masificación de las cárceles de la Comunitat

wpid-castellon.jpg

La Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) ha denunciado este martes que las cárceles de la Comunitat Valenciana siguen albergando reclusos por encima de su capacidad, con casi un 54 por ciento más de internos de los que deberían tener para cumplir con la normativa legal de interno por celda, porcentaje que llega a alcanzar el 70 por ciento en Picassent (Valencia), dato que convierte a esta prisión en una de las más grandes y de las más sobreocupadas de España.

Así lo indica en un informe sobre la población reclusa de la Comunitat, con datos hasta el pasado 1 de julio, en el que se refleja, según asegura en un comunicado, que aunque se ha producido un descenso de un cuatro por ciento en la cifra total de internos respecto a 2013, la tasa de masificación de las cárceles valencianas se mantiene en el 153,97 por ciento. El número de presos ha descendido de los 7.300 a los 6.998 en un año.

No obstante, apunta que esta reducción no afecta por igual a todos los centros ya que si bien en algunos ha disminuido en casi un 16 por ciento, en otros apenas un dos por ciento y, en el caso de Castellón I, la cifra ha crecido un cinco por ciento. Para el sindicato, esto demuestra que no hay un equilibrio en el sistema penitenciario español y que no repercute en la misma medida en todos los centros el descenso del número de internos.

Asimismo, detecta un incremento del número de internos condenados a penas de prisión, que ha crecido casi un cinco por ciento en los últimos dos años. Otros datos reflejan que el porcentaje de internas reincidentes en el establecimiento penitenciario de Picassent es casi un siete por ciento superior a la media nacional y el más elevado de todos aquellos que albergan a reclusas.

Acaip también destaca que es “muy elevado” el número de internos sin clasificar en ninguno de los grados de tratamiento en la cárcel valenciana, lo que impide su traslado a otro centro para cumplir condena. Ésta es, según el sindicato, una de las causas por las que este centro no ha visto reducido el número de internos en la misma medida que lo han hecho otras cárceles.

Entre los internos que albergan, la Comunitat tienen casi el 40 por ciento de las internas más peligrosas del Estado clasificadas en primer grado. Asimismo, en Picassent está casi el 30 por ciento de los presos en primer grado de la Comunitat y más del 25 por ciento de todas las reclusas de este tipo existentes en España. Además, añade que las condiciones de seguridad en los módulos de este centro donde están ubicados estos internos “no son las más adecuadas si se comparan con los centros de construcción más moderna”.

MUCHOS DE TERCER GRADO SE QUEDAN

Según el informe, el 72,57% (4.174 internos) de la población reclusa penada está en segundo grado de tratamiento, 123 en primer grado, 820 en tercer grado y 635 sin clasificar. En el caso de los de primer grado, el sindicato asegura que muchos de ellos han protagonizado “graves incidentes” en prisión. Sobre los que únicamente van a la cárcel a dormir, la central afirma que, por la crisis económica, cada vez son más los que se quedan durante el día en la cárcel, aunque no esté preparada para ello.

   En relación con la habitualidad, el 45,18% de los presos sin reincidentes. El 36,15% de las mujeres han sido condenadas en varias ocasiones, porcentaje que en los hombres sube al 46,04%.

   De acuerdo con las cifras del sindicato, un 91,41 por ciento de la población reclusa en la Comunitat son hombres (6.397) y el resto mujeres (601); el 83,31% están condenados a penas de prisión, el 12,58% son preventivos y el 4,11 permanece en estos centros por otras situaciones. En los dos últimos años, la cifra de condenados ha crecido un cinco por ciento y ha descendido un cuatro por ciento quienes están en preventiva.

TASA DE MASIFICACIÓN

Según Acaip, Foncalent tiene 871 reclusos y 555 celdas funcionales, lo que supone una tasa de masificación del 156,94%; el Psiquiátrico de Alicante, 325 reclusos y 348 celdas, lo que deja la tasa en el 93,39%; Villena, 1.136 presos y 723 estancias, el 157,12%; Castellón I, 723 internos y 470 celdas, el 153,83%; Albocàsser, 1.224 presos y 1.008 celdas, el 121,42%; CIS Valencia y 185 celdas, el 249,73% (en este caso existen habitaciones colectivas, lo que hace difícil establecer la cifra, por lo que no se ha computado en el porcentaje global) y en Picassent, 2.257 presos y 1.326 celdas, el 170,21 por ciento.

En cuanto a los presos condenados, Acaip asegura que se ha detenido “en seco” el incremento de la población penada menor de 25 años del año pasado y en cambio ha subido el número de los que tienen más de 6 años, con un aumento de casi un 30%. Dentro de los condenado, el 73,31% de los hombres y el 78,60% de las mujeres cumplen penas inferiores a ocho años.

En situación preventiva, el 31,55% son de menos de 30 años. En este caso, califica de “significativo” el aumento de las mujeres en este régimen en Foncalent, que casi se han duplicado.