La educación recobra tinte político

Manifestación contra los recortes en la educación concertadaManifestación contra los recortes en la concertada

Miles de personas de toda la Comunitat Valenciana, 40.000 según la organización, se concentraron este fin de semana en la Plaza de la Virgen de Valencia en defensa de la libertad educativa y contra los recortes de aulas concertadas. Padres, profesores y sindicatos asistieron a la movilización, convocada por Escuelas Católicas y la Fundación San Vicente Mártir.

A la cita también se sumaron representantes políticos, críticos con la actual política educativa. No obstante, el Partido Popular fue contundente y, en palabras del presidente del Partido Popular de la provincia de Valencia, Vicente Betoret, dejó clara su postura: “Defendemos la libertad, también para escoger la educación que queremos para nuestros hijos”.

Betoret se pronunció en estos términos durante la clausura del acto-coloquio sobre la educación concertada en el participó junto con el vicesecretario de Educación del PPVAL, Héctor Bueno; el presidente de las Escuelas Católicas de Castellón y miembro de la junta regional de la entidad, Manuel Ortiz; la presidenta del PPCV, Isabel Bonig y parlamentarios, concejales y responsables municipales del Partido Popular del área de educación.

Así, afirmó que los populares no se posicionan con la enseñanza concertada frente a la pública, porque, a su juicio, las dos son públicas, y señaló que desde el PP “no hacemos política contra nadie, a diferencia de los radicales y los populistas”. Asimismo, Betoret remarcó que “dirigir la educación ha sido uno de los anhelos de la izquierda nacionalista, que busca una enseñanza teledirigida y un pensamiento único”.

En este sentido, defendió que “gracias a la escuela concertada, la oferta educativa es más amplia y existe mayor competencia”, lo que, en su opinión, “contribuye a una mayor calidad de la enseñanza”.

Por otra parte, el President de la Generalitat, Ximo Puig, denunció, en otro acto en la provincia de Alicante, el hecho que se esté utilizando la educación para crear un conflicto político. “Me parece muy lamentable que manifieste un delegado del Gobierno que no lo hizo cuando se cerraron 610 aulas públicas”, señaló al respecto.

Para Puig no hay un conflicto. En este sentido, habló de partidismo, apropiación y manipulación por parte del Partido Popular y lo tachó de  “lamentable”. El President de la Generalitat destacó que “realmente es una polémica que no tiene ninguna virtualidad, teniendo en cuenta que en estos momentos no hay ninguna aula que se vaya a perder. Todo el contrario, van a recuperarse sobre todo unas condiciones muy favorables para el alumnado”. Además, matizó que lo importante es “buscar la concordia”.

En este contexto, destacó el esfuerzo y las nuevas políticas educativas puestas en marcha por el Consell, en las que insistió: “Habrá menos niños por aulas, tanto para la pública directa como para la pública concertada”.