Soler afirma que la multa europea la tiene que pagar el gobierno central

Soler: "La precarización del trabajo es un camino evitable para ser competitivos y crecer de forma sostenible"Soler: "La precarización del trabajo es un camino evitable para ser competitivos y crecer de forma sostenible"

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha afirmado que “la multa impuesta por la Unión Europea es la consecuencia de una manera de gobernar del gobierno anterior de la Generalitat que rechazamos completamente” y que “es el Gobierno central quien debe pagar la multa” de 18,93 millones por la manipulación por “negligencia grave” de las estadísticas de déficit y deuda en la Comunitat mediante la ocultación sistemática de parte del gasto sanitario en 2011 y 2012.

En un comunicado, ha indicado que “ocultar facturas, como hizo la Generalitat durante años, es algo completamente inadmisible y así lo ha entendido la Unión Europea, que lo califica de negligencia grave”.

Soler ha indicado que “los hechos denunciados por la Unión Europea se refieren a un periodo de tiempo concreto, y cuyos responsables se pueden identificar perfectamente, en referencia a los consellers que permitieron estas prácticas y a la Intervención de la Generalitat que las validó”.

La Comisión Europea multa a España por el déficit valenciano

Los Estados miembros han aprobado este lunes una multa a España de 18,93 millones de euros por la manipulación por “negligencia grave” de las estadísticas de déficit y deuda en la Comunitat Valenciana mediante la ocultación sistemática de una parte del gasto sanitario.

El supuesto falseamiento de las cuentas se produjo entre 1988 y 2011, pero la multa se refiere sólo al periodo 2011-2012, ya que la Comisión Europea –responsable de presentar la propuesta de sanción– sólo dispone de poderes para investigar las estadísticas de los Estados miembros desde entonces. En 2012 se corrigieron los problemas detectados.

El importe de la multa es prácticamente simbólico, ya que se sitúa muy por debajo del máximo previsto en la legislación de la UE, que ascendería a 2.000 millones de euros en el caso de España (el 0,2% del PIB).

No obstante, se trata de la primera vez que la UE sanciona a un Estado miembro por manipulación de las estadísticas basándose en la nueva legislación que se aprobó en 2011 a raíz del falseamiento de las estadísticas en Grecia, cuyo descubrimiento marcó el origen de la crisis de deuda.

“Nuestra investigación ha concluido que la comunidad autónoma de Valencia cometió una negligencia grave al no registrar gastos sanitarios”, dijo el pasado mayo la comisaria responsable de Eurostat, Marianne Thyssen, al anunciar que Bruselas pediría una multa para España.

“Valencia ha informado incorrectamente sobre el gasto sanitario y ha enviado datos incorrectos sobre el gasto público a las autoridades estadísticas españolas. Como resultado de esto, durante mucho tiempo, los datos enviados por España a Eurostat en el contexto del procedimiento por déficit excesivo no eran plenamente correctos”, agregó.

El Ejecutivo comunitario hace responsable de la negligencia a la Intervención General de la Generalitat Valenciana, y considera que actuó en solitario. Además se ha tenido en cuenta que las autoridades españolas han cooperado plenamente con la investigación.

SE RECURRIRÁ LA MULTA

El Gobierno español recurrirá ante la Comisión Europea la multa impuesta a la Comunidad Valenciana por “negligencia grave” al considerar que existió manipulación en las estadísticas de déficit, según informaron a Europa Press fuentes del Ministerio de Hacienda.

Los Estados miembros han aprobado este lunes una multa a España de 18,93 millones de euros por la manipulación por “negligencia grave” de las estadísticas de déficit y deuda en la Comunitat Valenciana mediante la ocultación sistemática de una parte del gasto sanitario.

El supuesto falseamiento de las cuentas se produjo entre 1988 y 2011, pero la multa se refiere sólo al periodo 2011-2012, ya que la Comisión Europea –responsable de presentar la propuesta de sanción– sólo dispone de poderes para investigar las estadísticas de los Estados miembros desde entonces. En 2012 se corrigieron los problemas detectados.