EDITORIAL. Valencianismo político por triplicado

El valencianismo político concurre en las elecciones del próximo 24M por separado. El votante encontrará en los colegios electorales las papeletas de tres formaciones –Som valencians, Poble Democràtic-Podem y Avant– que se reivindican valencianistas y defensoras de la cultura y la lengua valenciana. Más allá de algunos matices (como las diferentes normas que utilizan para el valenciano en su escritura), creemos que es mucho más lo que les une, que lo que les separa. No es nuestro cometido intervenir de ninguna manera en el desarrollo del proyecto de cada una de estas formaciones, pero, objetivamente, esta división volverá a dejar fuera de les Corts un buen puñado de votos.

Al ser preguntado sobre esta situación, Joan Ignaci Culla, candidato al ayuntamiento de Valencia como número 2 por Som, además de mostrar su máximo respeto por las otras dos opciones, afirma que «Som solicita el voto para las otras dos formaciones en aquellas localidades donde nuestro partido no presente lista». La actitud del candidato Culla nos hace pensar que en este caso, un posible acuerdo no sería difícil.

Por su parte, Agustí Zacarés, candidato a la presidencia del Consell por Poble Democràticformación de carácter eminentemente municipalista-, asegura que «en otras sociedades existen partidos que aman a su tierra y a su cultura, pero tienen visiones distintas sobre como abordar los problemas de sus realidades, y no por ello tienen que ir juntos». Por tanto, el acuerdo en este caso se antoja más complicado.

Desde Avant, Benjamín Lafarga, presidente de esta coalición que agrupa a Acció Nacionalista Valenciana, Renovació Política i Unió, indica que «vamos a seguir trabajando por la unión de todo el valencianismo, pues ese es el fin último de esta coalición». Por tanto, esta formación estaría en la línea de Som.

Así las cosas y observando sus propuestas y programas políticos, se advierte una sintonía que todavía hace más incomprensible la oferta triplicada. Los resultados de la cercana cita electoral, tal vez, podrían acelerar un proceso centrifugador de cara a las generales de noviembre. Más teniendo en cuenta que la suma de esfuerzos de los integrantes de las tres formaciones políticas, podrían procurar un crecimiento exponencial que volviera a situar la sensibilidad valencianista en las instituciones.

EDITORIAL. Valencianisme polític per triplicat

El valencianisme polític concorre en les eleccions del pròxim 24M per separat. El votant trobarà en els coleges electorals les paperetes de tres formacions -Som valencians, Poble Democràtic-Podem i Avant- que es reivindiquen valencianistes i defensores de la cultura i la llengua valenciana. Més allà d’alguns matisos (com les diferents normes que utilisen per a l’escritura del valencià), creem que és molt més lo que els unix, que lo que els separa. No és el nostre comés intervindre de cap manera en el desenroll del proyecte de cadascuna d’estes formacions, pero, objectivament, esta divisió tornarà a deixar fòra dels Corts un bon grapat de vots.

En ser preguntat sobre esta situació, Joan Ignaci Culla, candidat a l’ajuntament de Valéncia com a número 2 per Som, a més de mostrar el seu màxim respecte per les atres dos opcions, afirma que «Som solicita el vot per a les atres dos formacions en aquelles localitats a on el nostre partit no present llista». L’actitut del candidat Culla nos fa pensar que en este cas, un possible acort no seria difícil.

Per la seua banda, Agustí Zacarés, candidat a la presidència del Consell per Poble Democràtic -formació de caràcter eminentment municipaliste-, assegura que «en unes atres societats existixen partits que amen a la seua terra i a la seua cultura, pero tenen visions distintes sobre com abordar els problemes de les seues realitats, i no per això tenen que anar junts». Per tant, l’acort en este cas pareix més complicat.

Des de Avant, Benjamín Lafarga, president d’esta coalició que agrupa a Acció Nacionalista Valenciana, Renovació Política i Unió, indica que «anem a seguir treballant per l’unió de tot el valencianisme, puix eixe és el fi últim d’esta coalició». Per tant, esta formació estaria en la llínea de Som.

Aixina les coses i observant les seues propostes i programes polítics, s’advertix una sintonia que encara fa més incomprensible l’oferta triplicada. Els resultats de la pròxima cita electoral, potser, podrien accelerar un procés centrifugador de cara a les generals de novembre. Més tenint en conte que la suma d’esforços dels integrants de les tres formacions polítiques, podrien procurar un creiximent exponencial que tornara a situar la sensibilitat valencianista en les institucions.