El Sr. Fuset y nuestras Fiestas, Merecidas vacaciones para falleros… y vecinos.

El Sr. Fuset y nuestras Fiestas, Merecidas vacaciones para falleros... y vecinos.Roberto Ruiz Belen Colaborador en ValenciaNews y tertuliano en el Programa fallero L'estoreta de NewsFm

El Concejal. Fuset y nuestras Fiestas, Merecidas vacaciones para falleros… y vecinos.

La pasada feria de Julio no trajo a Valencia más que nuevos desencuentros entre la sociedad valenciana la Concejalía de Fiestas y Cultura Popular del  Concejal Fuset.  y el Consistorio que representa a todos los ciudadanos, votantes o no del equipo de gobierno.

Cierto es que no partía de cero la Concejalía de Fiestas y Cultura Popular, Sr. Fuset. Cierto es que ya ha tenido numerosos desencuentros, pero la escasa coincidencia de gustos, y de lo que se quiere hacer y tener, entre los valencianos en general y dicha Concejalia dista demasiado.

Para cualquier demócrata este hecho es excesivamente significativo de que los gobernantes no están yendo en el mismo camino que los ciudadanos y ciudadanas. Y lo dejamos ahí… a buen entendedor, pocas palabras bastan.

Nuestra tierra es rica en tradiciones, folclore y numerosas fiestas que le dan al calendario valenciano un verdadero abanico cromático que pasa por fiestas religiosas y laicas, en invierno y en verano,mantenidas y potenciadas por los colectivos creados antañoen cada una de ellas y que constituyen la idiosincrasia de nuestros barrios, donde los “festeros” costean la mayor parte de este legado que hoy en día se comparte con el resto de la ciudad y el turismo que se recibe.

La fiesta popular por antonomasia en el verano valenciano es la feria de Julio. Algunos de nuestros mayores recuerdan su juventud con los bailes en los paradores. Otros lo asocian más emblematico: La batalla de flores. Otros, a subir a las atracciones de la feria hasta no poder dar dos pasos sin marearse.

Pero por muchas y muchas personas que tengan a quien preguntar, encontraras pocas que asocien la feria con lo que el Ayuntamiento a programado para este verano del  17.

Ni el concejal Fuset , ni los dirigentes con cargo superior ni inferior consiguen dar un paso sin crispar más de lo que ya lo han hecho a los valencianos.

Y es que no dejan títere con cabeza. Detrás de su discurso de demócratas de toda la vida tienen que enfrentarse a fascistas rancios, casposos, flolcloricos, localistas…la caspa de la sociedad.

Y en caso de haberlas, que como en todas las casas cuecen habas (y en la mía a calderadas), no tenemos que descatar su existencia y presencia.

Pero…¿este segmento social es tan numeroso, casi mayoritario y tiene tanto peso, como para suponer una amenaza al concejal de fiestas y al propio ayuntamiento?

Discúlpenme, pero la propia pregunta, no es seria.

Nos encantan las fiestas, la risa, la alegria. Somos un pueblo vivo, pero cuestionarse esto no tiene sentido ni gracia. Este año, en la feria de Julio he visto una programación hecha a medida de un colectivo minoritario, un perfil muy evidente: los votantes del partido de concejal Fuset y del alcalde.

Pero la mayoria de los valencianos y valencianas, los que si siente arraigo por esta tierra, los que defienden las tradiciones y discuten abiertamente el presente y futuro de las fiestas en reuniones donde prima la pluralidad ,no han sentido que se hiciera una feria de julio pensando en ellos,en la mayoría.

Y es que, es evidente que no hay concordancia, entendimiento, compenetración y sobre todo, la concejalia de fiestas no ha conseguido la necesaria credibilidad entre la sociedad valenciana.

Podrá achacarse a su inexperiencia como gobernantes, pero tienen mucha experiencia, son grandes expertos en dos artes: el teatro y la fábula.

Su última representación teatral ha sido la de un maestro que se niega a ir a la escuela por que no se “junta” con los alumnos.

El final de esta obra, por suerte, quizas aun no está escrito.

Ante esta peculiar y minoritaria oferta festiva, que nos ofrece un partido de corte nacionalista, cuyos socios de gobierno, ni están ni se les espera, tenemos un momento de respiro  ¡Bienvenido sea!.

Afortunadamente, las vacaciones han supuesto un paréntesis en sus actuaciones.

La bajada del telón ha significado un descanso para falleros, vicentinos, los del corpus, los barrios y sus vecinos, etc, etc… y la nueva subida del telón será en septiembre  ¡Toquemos madera!… Sr. Fuset