Empresa, marketing y ajedrez…

En el mundo del ajedrez existen unas reglas, que se aplican a dos jugadores, sobre un tablero con 16 piezas cada uno y con 64 casillas. Una vez empieza la partida, el objetivo es terminar con el rey del adversario. Para ganar la partida hay que desplegar todas y cada una de nuestras piezas en el tablero y desde el peón, pasando por el caballo, el alfil, la torre, la reina y el rey, todas y cada una de ellas tienen una función y un único objetivo. Hacer jaque mate al rey.

Para ello, es importante desarrollar una estrategia e ir adaptándola en función del desarrollo de la partida y de los movimientos del adversario. Preparar un gambito (sacrificar una pieza menor para lograr una ventaja más tarde), una celada (parecido al gambito pero con mayor recompensa, esperando el jaque mate), una apertura y de aquí hasta el infinito… sí se pudiera. Pero estamos limitados en recursos y en capacidad intelectual, por eso, saber adaptarse, ser flexible y tomar decisiones, harán que la partida se decante a favor de uno u de otro adversario.

En el mundo de la empresa, también existen reglas, aunque no siempre se cumplan y se apliquen en forma y en tiempo. Pero, tómese la empresa como un gran tablero de ajedrez, con sus diferentes departamentos, con sus responsables en diversas áreas y todos con un único objetivo, aumentar las cifras de ventas, el beneficio a final de año. Y para ello, se planifica una estrategia, con uno o varios objetivos, se ponen en marcha y se compite con el adversario, la competencia. No hay que olvidar, que como en el ajedrez, todos tienen un rol y un único objetivo. Si esto no se respeta, la empresa, tomará por reyes a simple peones y viceversa. Cada uno es el rey en su departamento, es el que mejor conoce su puesto y deberá demostrarlo cada día. Y para un buen funcionamiento, el responsable final, deberá hacer cumplir las reglas para todos y perseguir el objetivo final, las ventas.

Al igual que un peón puede ganar la partida, en una empresa, un empleado con unas funciones básicas debe tener también la oportunidad de aportar su experiencia a la empresa. No hay detalle pequeño que no incremente el valor a toda una marca y no se debe descuidar ni uno de esos detalles.

Escuche a sus empleados, a sus responsables y analice los próximos movimientos en función de la información que recoja desde dentro y fuera de la empresa.

Una partida se gana cuando ha sido el mejor en todos los frentes. También la puede ganar cuando el adversario comete demasiados errores, pero entonces, no sabrá hasta dónde puede llegar y no conocerá su verdadero potencial.

El marketing, le ayudará a posicionarse sobre el tablero, planificar su estrategia, a desarrollarla a nivel táctico y a realizar una verdadera sinergia entre los diferentes departamentos.

La diferencia entre el ajedrez y la empresa, radica en poder reanudar una y otra vez la partida partiendo con las mismas armas, los dos adversarios. En la empresa, usted decide que armas emplea, cómo, cuándo, dónde y un largo etcétera y una de las armas más poderosas, si es bien empleada, será el marketing. Y no lo vea con miras a corto plazo, véalo a largo plazo, intégrelo desde el principio y no deje que sea un romance de una noche.

Y usted ¿Juega al ajedrez?

Emil Serrano
Consultant Marketing

@Emil_MKG
Blog emil MarKetinG