El drama del verano: Los skinny jeans atentan contra la salud

Skinny Jeans

OPINIÓN DE ROSA L. CONDE

Amantes de la moda de lo largo y ancho de este mundo, estrenamos el mes de julio con una revelación que, aunque ya estaba insertada en nuestras cabezas como si de un chip se tratase, a l@s fashionistas no nos ha gustado demasiado y más cuando la respalda una publicación científica.

Estamos medio de luto y es que los skinny jeans, es decir, los pantalones pitillo de toda la vida, son perjudiciales para la salud. Tanto que incluso pueden llegar a ser causa de hospitalización, tal y como le ocurrió a una mujer australiana.

Les pongo en antecedentes: esta mujer, de 35 años, ayudó a un familiar con su mudanza pasando varias horas de cuclillas vaciando armarios. A su vuelta a casa, sintió cómo se le entumecía el pie y cayó al suelo donde quedó tendida hasta ser encontrada varias horas después, momento en el que fue llevada al hospital. No podía moverse y se puede leer que a lo largo del día ya se había encontrado incómoda con estos pantalones.

Les puede parecer curioso y puede que esta situación se diera por un cúmulo de circunstancias que coincidieron en un mismo momento espacio-temporal, pero el mismísimo Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry ha publicado un artículo estudiando este ejemplo concreto.

¿Las conclusiones?

El hecho de estar tanto tiempo agachada junto a llevar los vaqueros tan ajustados (tuvieron que cortárselos para poder quitárselos) había provocado que los nervios peroneos, situados cerca de la rodilla, se comprimiesen y junto con la reducción del flujo sanguíneo, a causa de los skinny jeans, los músculos se hincharon hacia dentro afectando al nervio tibial, por lo que se cortó el suministro de sangre a la musculatura de las piernas.

Afortunadamente, la paciente recuperó la movilidad completa a los tres días y todo hubiera quedado en una anécdota si no fuera por la seria y fundada advertencia en esta publicación especializada.

Cierto es que todo está bien en su justa medida y la coherencia más el sentido común deben llevarnos a alcanzar un equilibrio físico y mental en cualquier ámbito de nuestra vida. Por tanto, si eres de l@s que van a seguir luciendo cuerpo llevando estos vaqueros ceñidos es recomendable caminar mucho, estirar y, por supuesto, utilizar la talla de ropa adecuada.

“El equilibrio es el perfecto estado de agua calmada. Que ese sea nuestro modelo. Permanece tranquilo en el exterior y sin disturbios en la superficie.” Confucio.

ROSA L. CONDE