EDITORIAL. San Juan, primera prueba de fuego para los nuevos alcaldes

Es indiscutible que es mucho más sencillo, más cómodo si se quiere, hacer oposición que gobernar. Con aseverar que el gobierno lo hace todo mal, ya se ha cumplido (en parte) con lo que los simpatizantes de los partidos de la oposición esperan. Pero llega el momento de gobernar, la prueba del algodón. En el caso de los ayuntamientos, donde hay menos política con mayúsculas y más gestión diaria, es cuando el ciudadano va a evaluar realmente la calidad de su alcalde. Pues bien, llega San Juan y su víspera, una fecha esperada por muchos como la del inicio del verano y sobre todo, como la de la fiesta en familia o con amigos en la que se quema, metafóricamente, todo lo malo del invierno. Además, para Alicante, sus fiestas mayores: las hogueras. Para Valencia y Elche, unas fiestas ya tradicionales en las que entra el juego las celebraciones en la playa. Ya sea en El arenal de Elche, en las playas de Santa Pola o en la Malvarrosa de la ciudad de Valencia, la noche del 23 la gente celebra la cercanía del solsticio con hogueras, música y bebida.

En cualquier caso, la oposición en estos 20 años o más, se han dedicado a criticar, no exentos de razón en muchas ocasiones, el estado en que amanecen nuestras playas el 24 por la mañana. No, no era de recibo. Y las medidas coercitivas, como en otros asuntos, no han sido suficientes para ataja el “vandalismo” del personal. Frente a ellas, la concienciación ciudadana. Pero los nuevos alcaldes afirmarán, con razón, que no han tenido tiempo de implementar campañas destinadas a este fin. ¿Qué les queda pues? Les queda una buena gestión de los servicios de limpieza y de seguridad ciudadana para que el mal quede minimizado la máximo posible; al menos, su críticas en este tiempo les deberían haber armado con suficiente material para mejorar la gestión anterior, aunque, sí es cierto, todavía estén asentándose en su nueva responsabilidad. Pero todos les estaremos observando: ciudadanos, medios de comunicación y por supuesto los populares, ahora ya en la oposición. Así que las tradicionales celebraciones de todos los valencianos en la noche de San Juan y su gestión por los nuevos equipos de gobierno, se presentan como una oportunidad inmejorable para que Carlos González frente a Mercedes Alonso, Gabriel Echávarri frente a Asunción Sánchez Zaplana y Joan Ribó frente a Rita Barberá, demuestren qué trecho hay entre el dicho y el hecho.