Empleo, flexibilidad y productividad en la industria del automóvil

El empleo en la industria fabricante de vehículos se está recuperando de forma significativa con crecimientos importantes que le acercan a los niveles de 2008. Su evolución positiva destaca sobre el resto de sectores. El global de la economía española y de la industria manufacturera presenta resultados mucho más modestos.

La industria del automóvil utiliza empleo estable en mayor medida que el conjunto de la economía española. Mantiene, además, un mayor nivel de contratos fijos que la industria manufacturera en su conjunto.

Debe tenerse en cuenta, además, que en el empleo temporal del sector, que viene condicionado por los “relevistas” (Relevo por jubilación), se convierte en indefinido en porcentajes importantes. Estos alcanzan en 2014 el 4% del total del empleo del sector del automóvil.

Captura de pantalla 2014-10-13 a la(s) 14.04.59

Las medidas de flexibilización laboral puestas en práctica por la Industria del Automóvil mediante expedientes de regulación de empleo suspensivos (ERTE’s) y bolsas de horas (flexibilidad interna), continúan siendo una herramienta altamente eficaz para mantener la competitividad de los fabricantes, consiguiendo conservar la productividad de las fábricas españolas de vehículos en niveles similares a los previos a la crisis económica.

Este efecto positivo de la flexibilidad se pone de manifiesto tanto en la comparativa con/sin flexibilidad como en el ajuste horas-producción, que es vital para empresas globalizadas sujetas a variaciones significativas de demanda.

Captura de pantalla 2014-10-13 a la(s) 14.06.17Captura de pantalla 2014-10-13 a la(s) 14.06.49

La recuperación del mercado interior, en gran medida impulsado por los incentivos a la compra (Plan PIVE) está permitiendo recuperar la cuota de vehículos producidos en España que se destinan al mercado español. En concreto, en los dos últimos años la cuota ha aumentando en casi 3 puntos, hasta situarse en el 13,1%.

El nivel de utilización de la capacidad de producción de las plantas españolas se está incrementando, aunque se sitúa en un 80% en 2014. Se espera que se alcance el 100% en 2017 con 3 millones de vehículos producidos.

El índice de productividad vuelve de nuevo a la senda de recuperación tras el difícil periodo de pérdida de producción. Las medidas de flexibilidad internas han sido un elemento fundamental para que esta caída no haya sido tan pronunciada y que se pueda recuperar un contexto favorable para la asignación de nuevos modelos.

Captura de pantalla 2014-10-13 a la(s) 14.07.29