Lo que Compromís acata y censura ¿Cuál su vara de medir?

Raquel TamaritSegona per la dreta, Raquel Tamarit, alcadesa de Sueca

Lo que Compromís acata y censura ¿Cuál su vara de medir? Releyendo la frase muy pocas veces en nuestra historia ha ocurrido que alguien acate -jure o prometa- una Constitución y todo lo que conlleva y luego se dedique a aplicar políticas de censura contra lo que él mismo acató. Valga de ejemplo para Compromís su tan antagónica familia Real.

Visto el recorrido de algunas poblaciones como Sueca o Torrent, los representantes -cuyos cargos han sido electos por el pueblo, no como los reyes de Castilla (borbones en este caso desde 1707)- han realizado políticas de gestos y gestión muy paralelas a los predecesores de la Casa Real que actualmente ocupa la Jefatura del Estado.

Desde el Grup News nos referimos a la prohibición que la alcaldesa de Sueca ha, supuestamente, transmitido a las bandas municipales para que no interpreten el Himno del Estado a la entrada y salida de las imágenes religiosas de sus lugares de culto. No seremos nosotros quienes, en su voz, apelaremos al laicismo del Estado, que sí. Por ello ¿qué hace el Estado español -vía su ayuntamiento- inmiscuyéndose en aferes del Estado del Vaticano? A César lo que es del César y Dios lo que es de Dios.

¿Un poder laico puede imponer a una sociedad musical privada la interpretación o no de una determinada pieza? Por poder, puede si la paga. Pero ¿y si esa sociedad musical privada decide interpretar la pieza prohibida? La libertad de expresión está recogida en el artículo 20 de la Constitución; la censura también, pero previamente amparada por un juez.

Pero, ¿qué odio hacia lo que ustedes acaban de acatar bajo promesa o juramento? Por cierto, el Himno de España no pertenece a la Corona, la Casa Real lo cedió al Estado. Vaya esto para los más ilustrados. Las bibliotecas o hemerotecas no están sólo para recibir subvenciones.

Otra cosa será determinar cuál es su uso y reglamentarlo. Voilà. Para ello están, señores acatantes del Estado de derecho. Si su asunción fue con vistas a dividir e irrumpir en la paz simbológica que años atrás la inmensa mayoría de valencianos, y españoles, acató y resultó de dejar odios de cunetas y emparedados, fosas y animadversiones… trabajen por el objetivo común que es el ciudadano y la persona.

En Quart de les Valls el día de Corpus el párroco, sabedor que la banda del pueblo había acordado no interpretar el Himno del Estado lo tuvo que poner en los altavoces del templo para escucharlo al entrar Santísimo. Pero en ese momento, tanto de entrada como de salida, Dios hecho Forma era la máxima autoridad de la Iglesia. Lo lógico era que sonara por deferencia al estar representado el máximo representante que los católicos atribuyen a su confesión. Si Barack Obama viajara a territorio español y desciendiera del Air Force One ¿sonarían el Himno de los Estados Unidos y el Himno de España o en lugar del nuestro se pasaría revisión a las tropas a ritmo de bachata?

Si lo exponen de otra forma, todo pueden ser peros. En redaccion@valencianews.es quedarán recibidos. Pero piensen estas dos verdades: de fòra vindran i de casa nos tiraran en sa casa, cadascú sap a on es penja el cresol.