El nuevo veto ruso ahoga al campo valenciano

VALENCIA NEWSVALENCIA NEWS

Si de por si el campo valenciano ya estaba tocado de muerte. Si no tuviera que soportar la competencia desleal, los bajos precios, los robos, las plagas y toda una ingente normativa europea, ahora nuestro más antiguo arte, esto es, la agricultura, se enfrenta a un nuevo problema, el veto que las autoridades rusas planean sobre los productos españoles. Una manera de responder a las sanciones que, derivadas de conflictos políticos, se han impuesto al gigante uso. El conflicto que estalló en Ucrania allá por el 2014, y que todavía late en aquellas tierras, tiene su reflejo en la economía española, especialmente en la agricultura, un sector muy arraigado y tradicional en la Comunitat Valenciana. El afamado presidente Putin, tras recibir las sanciones de la UE por su papel en el conflicto ucraniano, decidió vetar la entrada en territorio ruso de diversos productos procedentes de la zona UE, y ahora, amenaza con ampliar dicho catálogo, dejando a provincias como la de Alicante, bajo unas ventas mínimas.

El problema no solo se queda en el veto, que ya de por si ahoga a los maltratados agricultores, la cuestión es que para satisfacer las demandas del mercado ruso, se están importando frutas y verduras desde otros países de fuera de la zona europea, como por ejemplo los situados en el norte de África, y que compiten con nosotros debido a sus salarios mucho más bajos y sus escasas normas sanitarias y medio ambientales, a pesar de que, el producto no ofrezca la misma calidad que los que se cultivan en la Península Ibérica.

La solución, lejos de solucionarse, amenaza con tornarse crónica, puesto que la ampliación que planea Putin se prevé para el año 2017. Una vez más, los agricultores valencianos tendrá que reinventarse para seguir pudiendo trabajar en un oficio que nos aporta salud, calidad ambiental y que es la esencia de nuestro pueblo mediterráneo.