¿Qué es el Fintech y cómo ha influido en la sociedad actual?

¿Qué es el Fintech y cómo ha influido en la sociedad actual?¿Qué es el Fintech y cómo ha influido en la sociedad actual?

La sociedad avanza a pasos agigantados, internet abre un nuevo mundo de posibilidades para todos sus usuarios. Cada vez son más las cosas que podemos hacer a través de nuestros dispositivos electrónicos y por fin les ha llegado el turno a los servicios financieros.

A día de hoy, teniendo un ordenador, una tablet o un teléfono móvil con acceso a internet, puedes recibir asesoramiento financiero, invertir parte de tus ahorros, pedir créditos online o realizar transferencias, cómodamente y desde cualquier lugar.

Lejos quedan esos días en los que era necesario ir al banco para realizar cualquier operación. Las empresas tecnológicas vienen pisando fuerte, cada vez son más las startups que ofrecen alternativas a la banca tradicional y su objetivo parece ser el de revolucionar el sistema financiero y la millonaria industria que se esconde tras él. Debido a esto nace el término Fintech.

¿Qué es el Fintech?

Derivado de las palabras en inglés financial technology (tecnología financiera), este término engloba a todas aquellas tecnologías aplicadas a los servicios financieros, incluyendo tanto las páginas web, como las aplicaciones móviles.

¿Que tipo de empresas se dedican a ello?

Empezaron siendo pequeñas empresas emergentes que llenaban los nichos de mercado que no eran capaces de cubrir las grandes entidades, como métodos de pago y transacciones a través de medios digitales, pero cada vez son más los gigantes tecnológicos que funcionan en este sector, algunos tan conocidos como Paypal o Google a través de su Wallet. Posteriormente, poco a poco han ido surgiendo otras empresas que se dedican a ofrecer otros servicios del sector financiero.

¿Cuáles son sus principales campos de acción?

Las empresas de Fintech se dedican a la asesoría financiera, inversiones, pagos y transferencias online, banca móvil, carteras digitales, criptomonedas (como es el caso de las famosas bitcoins o Ethereum), sistemas de privacidad y seguridad financiera, préstamos y financiación colectiva (más conocida como crowdfunding).

¿A qué sector de la población van destinados estos servicios?

En principio este tipo de servicios no se cierran a ningún cliente, pero van principalmente enfocados al sector de la población más digitalizado, aquellos que usan sin problemas las nuevas tecnologías y prefieren realizar el máximo de gestiones posibles a través de ellas, de manera cómoda, fácil y rápida. Esto engloba principalmente a la mayoría de los jóvenes de entre 18 y 37 años, los llamados Millennials, pero también a todos aquellos que no disponen del tiempo suficiente para organizar sus finanzas y prefieren confiárselas a una aplicación antes que a cualquier persona.

¿Cómo han reaccionado los bancos?

Frente a esto, la industria bancaria tenía dos opciones claras, resignarse y ver cómo su negocio se reduce o aceptar que los tiempos están cambiando, adaptarse e invertir en este nuevo sector. Es por esto que muchos bancos han decidido aliarse con algunas empresas dedicadas al Fintech para ofrecer a sus clientes mejores y más modernos productos. De hecho, el BBVA ya ha introducido en España el Android pay, un método para pagar a través de tu dispositivo móvil sin necesidad de sacar la tarjeta de crédito, débito o incluso algunas tarjetas de fidelización y regalo compatibles con esta aplicación. Y es que, en España, ya son muchos los establecimientos que aceptan pagos contactless.

¿Acabará la banca online con la banca tradicional?

Si bien es cierto que las nuevas generaciones prefieren el uso de la banca por internet, el volumen de usuarios en España sigue muy por debajo del de otros países europeos. Dejando a un lado todas aquellas personas que aún recurren a entidades físicas y al contacto con otra persona porque por su edad o sus circunstancias no son capaces de realizar determinados trámites vía internet, muchos son los que no eligen esta opción debido a la desconfianza de determinadas personas a la hora de realizar gestiones por internet, el miedo sobre todo a robos y la posibilidad de perder dinero. Sin embargo, muchas son las empresas que se dedican a la mejora de la seguridad en internet y poco a poco, dentro de no muchos años, veremos cómo desaparecen los bancos como se conocen en la actualidad, incluso es muy probablemente, que, con ellos, también desaparezcan las tarjetas de crédito y débito.

Al final la tecnología acaba llegando a todos y cada uno de los sectores económicos, como, por ejemplo, los viajes o el comercio, y era cuestión de tiempo que le tocará al sector financiero, una revolución que parecía más que improbable en un país como el nuestro, donde a veces puede parecer que son los bancos los que lo manejan. Pero, en definitiva, los tiempos cambian y hay que adaptarse a ello, ya que, como dijo el arquitecto y diseñador alemán Ludwig Mies Van Der Rohe, “Es imposible ir hacia adelante y mirar hacia atrás, ya que quien vive en el pasado no puede avanzar”.